Archivo | Deportes RSS for this section

La burguesía, al asalto del trono goleador de las grandes ligas

image

Messi, Cristiano, Neymar, Luis Suárez, Rooney, Agüero, Lewandowski, Muller, Ibrahimovic, Cavani, Tévez, Luca Toni… Los mismos nombres se han repetido una y otra vez en los últimos años cada vez que se repasaban las listas de máximos goleadores en las principales ligas europeas. Pero esta campaña un puñado de futbolistas con menos atractivo mediático se han empeñado en romper las leyes establecidas e intentar destronar a las grandes estrellas del fútbol mundial.

Liga BBVA (España)

Aún con los medios nacionales dando la tabarra continuamente con las archifamosas MSN y BBC, al final cuatro nombres más modestos se han colado en la pelea por el Pichichi. Un nueve de los de siempre, una revelación goleadora, un clásico de nuestro fútbol y un emigrante retornado han emprendido la difícil tarea de intentar poner nombre español al trofeo que han monopolizado en las seis últimas campañas Messi y Cristiano Ronaldo.

Aguirretxe (Real Sociedad), 12 goles. El gol casero

imageCon la docena de dianas acumuladas en cinco meses de competición, el de Usurbil se encuentra a un solo tanto de su mejor registro en la máxima categoría del fútbol español, logrado en la temporada 2012-2013. Este verano se avecinaban malos tiempos para él con la llegada del brasileño Jonathas procedente del Elche, pero finalmente ha vuelto por sus fueros para reivindicarse como principal referencia ofensiva del equipo de su vida, tanto para David Moyes primero, como para Eusebio después.

Lucas Pérez (Deportivo), 12 goles. Un trotamundos que igualó al ídolo

imageVallecas, Lviv, Kiev y Salónica fueron las paradas antes de que Lucas pudiera convertirse en auténtico símbolo de la ciudad que le vió nacer hace más de veintisiete años. Con apenas media liga, ya duplica sus números del último año, y lo que es más importante, el pasado fin de semana ante el Eibar culminó su séptima semana consecutiva marcando, con lo que subió a los altares del deportivismo junto al mito del Súper Depor, Bebeto. Barça, Atlético, Valencia y Sevilla, cuatro de los representantes Champions de nuestra liga, ya saben lo que es recibir un gol del punta gallego.

Aduriz (Athletic), 10 goles. Tras lo pasos de Zarra

image120 goles en 326 partidos son números que muestran bien a las claras como este viejo rockero del fútbol español ha marcado época, especialmente en un Athletic que decidió repatriarle en dos ocasiones para enfundarse la zamarra rojiblanca que vistiera Telmo Zarra hace más de medio siglo. En esta última etapa en San Mamés ha dado la razón a quienes decidieron su regreso, sumando más de medio centenar de dianas a su zurrón, y siendo uno de los héroes de la Supercopa de España arrebatada de forma espectacular al todopoderoso Fútbol Club Barcelona de Luis Enrique.

Javi Guerra (Rayo), 9 goles. Desde Gales hasta Vallecas

imageSu buen hacer en Valladolid le valió un buen contrato con el Swansea, pero en la Premier no pudo repetir el buen hacer protagonizado a orillas del Pisuerga. Ni siquiera una vuelta a sus raíces en Málaga le valió para continuar su aventura galesa, así que este verano recaló en el Rayo de Paco Jémez, donde ha recuperado su rol de hombre-gol, desbancando a compañeros como Manucho o el hispano-venezolano Miku, y recordando por momentos el nivel mostrado la anterior campaña por Alberto Bueno, ahora en el Oporto.

Premier League (Inglaterra)

La revolución en el fútbol británico se observa perfectamente si uno echa un vistazo rápido a la zona noble de la tabla de realizadores. Ni uno de los cuatro primeros clasificados pertenece a uno de los clubes llamados a luchar por el título (Manchester City, Chelsea, Manchester United, Arsenal y Liverpool), y para más inri dos de ellos forman dupla en uno de los equipos más modestos de la competición más rica del mundo.

Vardy (Leicester), 15 goles. El pistolero del líder

imageEn su cuarta temporada vistiendo la camiseta “blue” este desconocido para el gran público ha sorprendido a propios y extraños con números propios de “crack” mundial: 15 tantos en 17 partidos disputados que han hecho al Leicester líder del campeonato. Sólo West Ham, Tottenham, Swansea y Everton han escapado a su voraz instinto depredador. Su espectacular rendimiento le ha abierto las puertas de los “pross”, con los que ya ha jugado tres partidos de la fase de clasificación para la Eurocopa que se disputará este próximo verano, aunque sin llegar a estrenar su casillero internacional.

Lukaku (Everton), 13 goles. La reivindicación del nueve

imageUn más que prematuro traspaso del Anderlecht al Chelsea de Mourinho con apenas 18 años estuvo a punto de truncar la trayectoria de una de las grandes esperanzas del fútbol belga. Tras un paso fugaz por el West Bromwich Albion, Lukaku ha encontrado por fin su sitio en el Everton de Bob Martínez. Al otro lado del Mersey, el delantero de origen africano se ha hecho un hombre, alcanzando doble figuras en cada uno de sus tres temporadas en Goodison Park, y demostrando a los que apostaron por él quizá no se equivocaban.

Mahrez (Leicester), 12 goles. A lo más alto en tres años

imageOtro de los responsables del espectacular arranque de liga del Leicester de Claudio Ranieri. Cuando llegó a un equipo por entonces en Championship en el mercado invernal de la 2013-2014 procedente del modesto Le Havre nada hacía pensar que apenas dos años después se iba a ver en la situación actual: tercer máximo goleador de la Premier, y con su equipo aventajando en dos puntos al Arsenal en la cabeza del campeonato doméstico. Por si fuera poco, con 24 años ya es uno de los puntales de la selección argelina dirigida por Christian Gourcuff.

Ighalo (Watford), 12 goles. Encontrando por fin el camino del gol

imageNoruega, Italia y España vieron crecer a este nigeriano, que por fin parece haber encontrado su “lugar en el mundo” en el club de los amores de Sir Elton John. Sus goles han sido tan valiosos como el oro (cada vez que ha marcado su equipo ha puntuado), y en su última actuación un doblete suyo sirvió para derrotar de forma contundente al Liverpool de Jurgen Klopp. Clave en el el ascenso “hornet” a las órdenes de un viejo conocido de la afición española como Slavisa Jokanovic, este año ha mantenido su espectacular nivel con Quique Sánchez Flores en el banquillo de Vicarage Road.

Bundesliga (Alemania)

En la corte del omnipotente Rey Bayern parecía casi imposible que alguna clasificación, ya fuera colectiva o individual, se escapara a los pupilos de Pep Guardiola. Líderes absolutos al llegar el parón liguero, los bávaros han visto como al menos en la lista de máximos realizadores aparecen otros nombres que aspiran a tener su cuota de protagonismo en un torneo claramente unicolor en las últimas campañas.

Aubameyang (Dortmund), 18 goles. Nuevo rey en el Westfallen Stadion

imageLas profundas y traumáticas transformaciones sufridas en Dortmund (la última la salida del hasta hace bien poco indiscutible Jurgen Klopp) han provocado que el conjunto borusser haya tenido que adaptarse a un nuevo rol en la Bundesliga. En esa difícil búsqueda de la identidad ha jugado un papel fundamental este elástico delantero gabonés, que está a una diana de igualar su mejor marca goleadora, lograda hace cuatro temporadas, cuando militaba en el Saint-Ettiene francés. Con ese bagaje, ha contribuido a que sus equipo vuelva rondar la zona noble de la clasificación.

Chicharito Hernández (Leverkursen), 11 goles. De cola de ratón a cabeza de león

imageTras pasar prácticamente desapercibido (salvo el decisivo gol en eliminatoria europea ante el Atlético) y ser más de una vez menospreciado en su paso por el Real Madrid, el mexicano decidió emprender una nueva aventura en el viaje continente para fijar su residencia futbolística en el Bay Arena. Aquí por fin ha podido ejercer el rol que tuvo en México, y que no pudo conseguir en Manchester y Madrid, el de estrella del equipo. Un hat-trick ante el Borussia a Monchengladbach y el gol de la victoria ante el Ingolstadt fue la mejor forma de despedir 2015.

Kalou (Hertha), 9 goles. Goleando en cuatro idiomas

imageA sus treinta años acumula más de una década al máximo nivel, habiendo disputado las ligas holandesa, inglesa y ahora alemana. Aunque a lo largo de esta extensa carrera nunca ha sido un goleador destacado, allí por donde ha pasado el nigeriano ha dejado su sello. En este sentido, Berlín ha sido su última parada: acumula una docena de tantos entre las competiciones liguera y copera, contribuyendo de manera decisiva a que los dirigidos por el húngaro Pal Dardaise aspiren ahora mismo a que se escuche por primera vez en la capital alemana el himno de la Champions.

Malli (Mainz), 8 goles. Al Bósforo desde la Mannschaft 

imageEl cuarteto de opositores a la tiranía de la dupla atacante del Bayer lo cierra este centrocampista con alma de delantero formado en las inferiores del Borussia Monchengladbach y que ha explotado esta campaña a los 23 años. Nacido en Kassel e integrante de esa generación de futbolistas de origen turco habituales de la selección germana, parece que la madre patria ha conseguido llevarse el gato al agua. Fatih Terim le convocó para dos amistosos, y finalmente el pasado mes de octubre anunciaba su decisión, por lo que podría enfrentarse a España en la fase de grupos de la Eurocopa de este verano.

Serie A (Italia)

Dos ilustres ex de la liga española, Higuaín y Bacca encabezan la nómina de killers en un campeonato claramente venido a menos en los últimos años. Inmediatamente por detrás del dúo formado por el argentino y el colombiano se encuentra un puñado de futbolistas menos conocidos, pero con ganas de dar guerra en la pelea por convertirse en el nuevo Capocannonieri, un título que sigue teniendo valor en el país transalpino.

Eder (Sampdoria), 10 goles. Sangre verdeamarela para la azzurra

imageCon apenas 18 años aterrizaba en Italia para firmar por el Empoli. Frosinone, Brescia y Cesena fueron sus siguientes paradas antes de dar al salto como cedido a un histórico venido a menos, la Sampdoria, en enero de 2012. Unos meses después, con los genoveses ya de vuelta entre los grandes, el club se hizo finalmente con su pase, pagando 3’5 millones de euros. Confirmado como referencia goleadora de la “Samp”, en marzo de este año Antonio Conte premiaba su progresión convocándole para jugar con Italia, honor al que respondió siendo clave para sacar billete para el Europeo de Francia.

Kalinic (Fiorentina), 10 goles. El bombardero balcánico

imageOtro producto de la siempre fiable cantera balcánica de delanteros-tanque, el croata triunfó en el Hadjuk Split antes de emprender sendas experiencias en Inglaterra (Blackburn Rovers) y Ucrania (Dnipro Dnipropetrovsk). El pasado mes de agosto llamó a sus puertas la Fiorentina, en busca de un nueve sobre el que afianzar el proyecto de Paulo Sousa, y sin apenas tiempo de adaptación ha demostrado que la apuesta fue la correcta, siendo el referente ofensivo viola junto al Eslovenia Ilicic tanto en la Serie A como en la Europa League.

Insigne (Nápoles), 7 goles. Pequeño, pero matón

imageCon su 1’64 de estatura responde al prototipo de delantero bajito pero letal en el área que tantos años ha encarnado en Italia Antonio di Natale. Producto de la cantera napolitana, Insigne ha conseguido hacerse un hueco junto a nombres tan reconocidos en el cuadro partenopeo como Higuaín, Hamsik o José Callejón, tanto en la Serie A como en la Europa League, donde se cruzará en el camino del Villarreal de Marcelino. Con sus goles intentará convencer a Conte para entrar en la lista para la Euro, y así repetir la llamada de la Nazionale que recibió en la última Copa del Mundo.

Pjanic (Roma), 7 goles. La difícil sucesión de la vieja guardia romana

imageLucha en desigualdad de condiciones por su condición de centrocampista, pero aún así el bosnio ha demostrado que se puede marcar partiendo desde más atrás. Emigrado a Luxemburgo siendo niño aún, el Metz le reclutó con apenas 14 años, para luego pasar al Olympique de Lyon y ser traspasado a la Roma a cambio de 11 millones de euros. Las dos últimas temporadas fueron las de su consolidación en el conjunto capitalino, aunque este año ha superado todos sus registros anotadores para adelantar a Gervinho como hombre gol de los de Rudi García.

Ligue 1 (Francia)

El dinero catarí ha convertido al París Sant Germaine en el aplastante dominador del campeonato galo, pero eso no ha impedido que nuevas alternativas se abran a la hora de encontrar al goleador más prolífico. Y es que ninguno de los cuatro futbolistas que analizo en este apartado del post ha estado nunca ni remotamente cerca de alzarse con el título de máximo goleador en la primera categoría del fútbol francés.

Batshuayi (Marsella), 11 goles. Potencia africana en el Velodrome

imageCon un perfil muy similar al de Lukaku (comparten origen congoleño, nacionalidad belga y físico contundente). Procedente del Standard de Lieja dio el habitual salto a una liga más exigente en el verano de 2014, recalando en Marsella. Tras un año de adaptación, parece que no le ha afectado la convulsa temporada que ha vivido el equipo de la Costa Azul, con la abrupta salida de Marcelo Bielsa y el desembarco de Michel. Tal ha sido el impacto que sus goles han creado que su nombre suena ya como posible refuerzo de Arsenal, Tottenham o Juventus, entre otros.

Moukandjo (Lorient), 11 goles. El sueño de un modesto

imageUn auténtico outsider, futbolista desconocido en un modesto equipo. A los 27 años recién cumplidos el camerunés por fin ve la luz después de una azarosa trayectoria (Nimes, Mónaco, Nancy y Reims). Un fulgurante arranque de temporada le llevó a ponerse por delante de los delanteros mejor pagados del campeonato, aunque en las últimas jornadas no ha podido mantener ese insostenible ritmo goleador. Y es que no ha sido capaz de ver portería en lo que llevamos de diciembre, por lo que tendrá que esperar al año nuevo para seguir en su carrera por firmar un ejercicio de ensueño.

Ben Harfa (Niza), 7 goles. La reaparición de la eterna promesa

imageJunto a Nasri formó una dupla que aspiraba a marcar una época en la selección francesa, pero ambos se quedaron en el camino. Auténtico “niño prodigio”, la falta de continuidad por sus faltas de disciplina e inoportunas lesiones nunca dejaron ver al completo lo que muchos auguraban de él. Mediapunta con llegada Lyon, Marsella, Newcastle y Hull disfrutaron de algunas gotas de su esencia, algo que no pudo hacer con la selección francesa, donde llegó a tener sus más y sus menos con el seleccionador “bleu”, Didier Deschamps. De vuelta a casa, ha vuelto a sentirse importante en Niza.

Germain (Niza), 7 goles. Primera experiencia fuera del Principado

imageEl socio de Ben Harfa en la buena temporada que está protagonizando el Niza en Ligue 1 (los de la Costa Azul son quintos, a un solo punto de puestos que darían derecho a jugar la previa de Champions League) es este delantero que ha desarrollado toda su vida futbolística en Mónaco. En su mente tiene un objetivo claro: igualar de la mano de todo un veterano como Claude Puel la cifra de tantos lograda en la 2012-2013 (14), y así ganarse su billete de regreso al Louis II. De momento lleva la mitad, veremos si llega a hacer realidad ese doble objetivo.

Anuncios

El eterno dilema del centro

image

Diario Olé

Con poco más de un tercio del campeonato de Liga transcurrido y con la Champions League aún saliendo del letargo de la fase de grupos, los aficionados del Real Madrid y parte de la prensa afín al club blanco han abierto por fin los ojos para descubrir que, una vez más, los sempiternos males de su equipo siguen repitiéndose. Mientras una parte de la farándula madridista sigue empeñada en refocilarse una vez con la construcción de un equipo de ensueño (ver la portada de Marca de este martes muestra el camino por el que la maquinaria presidencialista quiere llevar a la masa merengue), los más racionales ven como, una vez más, el barco se dirige de forma irremediable  hacia los acantilados del fracaso doméstico y europeo.

imageMientras el alquimista contratado por el todopoderoso presidente (emulando las formas de un dux veneciano) sigue buscando la Secuencia de Fibonacci que le lleve al éxito absoluto y a acabar de paso con la supremacía del malvado rival de la tan incipiente como quimérica república catalana, el común de los mortales ya se dio cuenta hace bastante tiempo de que ese arcano no se encontraba en descifrar esa proporción áurea, sino en reconocer que su principal problema es el que curiosamente comparte con el Partido Popular: la pérdida del centro.

image

Algo tan sencillo ha sido el caballo de batalla del megaempresario del año en sus dos etapas al frente de la entidad de Concha Espina. Como buen constructor español, Florentino prefiere pagar millonadas a estrellas del marketing (el equivalente a los que idean sus fabulosos proyectos en todos los confines del mundo) que remangarse para ver las obras desde el terreno y reconocer que hasta el más espectacular edificio necesita para su realización de obreros cualificados y bien remunerados que aporten lo necesario para la consecución del objetivo final. Eso explica que, ni Makelele primero, ni Khedira después, merecieran el honor de entrar en el selecto club de los multimillonarios dado su perfil mediático bajo, y tuvieran que abandonar el club por la puerta de atrás (eso sí, con sendas Champions debajo del brazo) para dar paso a otros futbolistas de menor capacidad de trabajo y esfuerzo, pero de mayor atractivo fotogénico. Y es que todo hace pensar que el presidente, empeñado en su intento de emular a César pasando de la república a la dictadura a golpe de reforma estatutaria (quién sabe si una vez conseguido querrá aspirar al púrpura de Augusto), parece poco interesado en reconocer sus errores y ha optado una vez más por una huida hacia delante.

image

Fuente: El Periódico

La esperpéntica “rueda de prensa” de la semana pasada (muestra del servilismo de la prensa deportiva a los intereses de los magnates de nuestro fútbol), y en la que Florentino disparó hasta al pianista en vez de reconocer las arenas movedizas sobre las que se asienta su proyecto, dejó bien clara su apuesta por ese precepto tan en boga actualmente entre la clase política patria, de Rajoy a Mas: “O yo, o el caos”. En lugar de ver la evidente decadencia en la que entrado el mítico proyecto de “Zidanes y Pavones” el bien pagado mártir Benítez (nunca un entrenador fue menos defendido por un gran club que el madrileño, que es humillado a diario por la prensa nacional e internacional con la connivencia del mandamás merengue y su corte de aduladores) será el cabeza de turco que pague por los delirios megalómanos de su señor. Ante el improbable surgimiento de una “primavera blanca” que acabe con esta situación (con menos futuro que el de la oposición siria ante el régimen de Bashar al-Asad), los madridistas seguirán penando viendo como el brillo de la “marca Real Madrid” sigue dejando en la oscuridad el que debe ser el principal logro de un club de fútbol, los títulos deportivos. Aunque eso, para quien cuenta con una abultada cuenta bancaria que crece día a día de forma exponencial, quizás eso es lo de menos.

Balón de Oro 2014: mis diez favoritos

Fuente: FIFA

Fuente: FIFA

Esta misma mañana la FIFA ha hecho oficial la lista de candidatos a lograr el Balón de Oro, galardón que reconocerá al mejor futbolista del mundo en 2014. Alemania por países, y Real Madrid y Bayern de Múnich como clubes, monopolizan una lista que una vez más tiene a Cristiano Ronaldo y Messi como claros favoritos, aunque en esta ocasión los merecimientos están más que repartidos. Repaso en este post los méritos de los que en mi opinión pueden ser los diez principales candidatos, dejando de lado aquellos que según mi criterio no tienen ni la más remota opción de levantar ese preciado balón dorado.

Fuente: ABC

Fuente: ABC

1-Cristiano Ronaldo. Sus números y su condición de número uno mundial en la actualidad son incontestables. Tanto como que sus problemas de lesiones a final de temporada le hicieron perder trascendencia en el momento crucial del año (en la final de Lisboa no fue protagonista ni mucho menos) que le hicieron pasar inadvertido también en la desastrosa trayectoria mundialista de Portugal, lo que le podría hacer perder algunos puntos.

Fuente: BBC

Fuente: BBC

2-Lionel Messi. Poco a poco está volviendo a demostrar el nivel al que nos tenía acostumbrados tras sufrir un estrepitoso bajón físico en los últimos meses. Después de lograr un más que discutible Balón de Oro en la Copa del Mundo y de una pésima temporada sin títulos en Barcelona, parece poco probable que pueda ni siquiera pensar en estrenar otro de sus imposibles trajes en la gala que se celebrará el próximo 15 de enero en Zurich.

Fuente: ABC

Fuente: ABC

3-Philipp Lahm. Es poco habitual que el Balón de Oro recaiga en un jugador defensivo, pero el último en conseguirlo fue el italiano Fabio Cannavaro, que guarda muchas similitudes con el alemán (ambos ganaron el Mundial como capitanes de su selección, y el galardón serviría como reconocimiento a su carrera). En su contra, además de su posición el campo, la debacle del Bayern en semifinales de Champions.

Fuente: Depor.pe

Fuente: Depor.pe

4-Manuel Neuer. Como Lahm también tiene a su favor su condición de campeón mundial y su título de Guante de Oro en la cita brasileña, además de poder romper una dinámica de medio siglo sin que un portero fuera declarado mejor jugador del planeta (hay que remontarse a 1963 con el mítico Lev Yashin). Su bajo nivel mediático, y su ausencia en la máxima cita a nivel de clubes hacen que su cotización baje.

Fuente: ABC

Fuente: ABC

5-Thomas Müller. Otro triunfador en Brasil 2014, tanto a nivel colectivo como individual, ya que reunió en su persona el Balón de Plata, la Bota de Plata y su condición de tercer máximo asistente del torneo. Con todo eso parecería el único capaz de hacer frente al duopolio CR7-Messi, pero le podría penalizar, como a sus compañeros, no haber rendido a gran altura en la Liga de Campeones.

Fuente: Mundo Deportivo

Fuente: Mundo Deportivo

6-Ángel Di María. Subcampeón del mundo y campeón de Europa, por méritos otro que podría ser un outsider en la carrera por el Balón de Oro. “El Pájaro” ha experimentado un crecimiento en su juego en esta su última temporada en Madrid, aunque no se si será suficiente para aguantar un combate cuerpo a cuerpo con los transatlánticos que año a año se juegan el premio otorgado por FIFA y France Football.

Fuente: Peru21

Fuente: Peru21

7-Mario Götze. Anotar el gol que decide un Mundial es algo de lo que pocos futbolistas pueden presumir, ese es sin duda alguna el principal aval del joven mediapunta de Memmingen para intentar colarse en la fiesta de los “mayores”. Tan descarado como irregular, todo apunta a que el ex del Borussia de Dortmund tendrá que seguir esperando su oportundidad para colocar su nombre en este exclusivo club.

Fuente: FIFA

Fuente: FIFA

8-Toni Kroos. Su fichaje por el Real Madrid ha hecho que su perfil, hasta el momento discreto, haya mejorado su visibilidad de manera exponencial para muchos de los potenciales votantes. A pesar de ser uno de los destacados de la “Mannschaft” en tierras brasileñas, tampoco parece muy claro que ni siquiera pueda estar en el podio final por su condición de jugador de equipo.

Fuente: Mundo Deportivo

Fuente: Mundo Deportivo

9-Javier Mascherano. Mucha gente puede pensar que estoy loco por colocar en este decálogo al “Jefecito”, dado que tras unas últimas temporadas de innumerables títulos con el Barça se quedó en blanco. Su principal valor fue su papel de indiscutible líder de Argentina en la Copa del Mundo, arrebatando en muchos casos esa posición ni más ni menos que al propio Messi.

Fuente: Teinteresa

Fuente: Teinteresa

10-Diego Costa. El mejor nueve del planeta en la actualidad, fue fundamental para que el Atlético de Madrid luchará hasta el último minuto por un histórico doblete Liga BBVA-Champions League, lo que le supuso un multimillonario fichaje por el Chelsea. Su falta de adaptación a la selección española tras su polémica nacionalización y el fin de ciclo de la “Roja” en el Mundial le han frenado en seco en sus oportunidades de entrar por la puerta grande en el Olimpo del fútbol internacional.

Cromos inolvidables: Aldana

Cromo Aldana

En medio de la vorágine del superclásico del sábado entre Real Madrid y Fútbol Club Barcelona con el duelo entre Cristiano Ronaldo como principal atractivo hoy he decidido hacer un alto en el tumulto de declaraciones y polémicas que han rodeado los últimos días para glosar la figura de un futbolista de corte modesto, pero que tuvo sus minutos de gloria en uno de esos encuentros de alta tensión. Hoy hablo de un espigado gaditano que tuvo un papel secundario en su paso por Concha Espina pero que luego brilló en el SuperDepor, Adolfo Aldana.

Nacido en el seno de una familia de San Roque un día antes de los Reyes de 1966, pronto viajaría cientos de kilómetros para entrar en el seno de la “Fábrica”. Allí crecería, y no sólo físicamente, llegando al Castilla para quedarse a mediados de los ochenta. Su explosión definitiva se produciría en la temporada 1987-1988, donde se destaparía como goleador en el filial blanco a las órdenes de Vicente del Bosque.

Fuente: El Mundo Deportivo

Fuente: El Mundo Deportivo

Esa racha goleadora le brindaría la oportunidad de debutar con los “mayores” a lo grande. Superada la media hora de juego con empate a uno entraría en el terreno de juego en el lugar de un lesionado Emilio Butragueño, y apenas diez minutos después asistiría como espectador al segundo gol de la tarde de Hugo Sánchez que decidió el choque. Beenhakker le daría tres partidos completos en el tramo final liguero, aunque su explosión se produciría en el último de ellos, donde anotaría un doblete ante el Murcia. Esta sería la aportación del andaluz para rubricar una liga lograda de forma aplastante por los merengues.

Aldana Real MadridEn verano daría el salto definitivo al primer equipo, aunque en una plantilla que levantaría el triplete nacional (Liga, Copa del Rey y Supercopa) apenas tendría opciones de demostrar su valía. Aún así, dejaría su sello en el clásico, marcando en la victoria local por tres goles a dos. Su segunda tanto de la temporada significaría rescatar en punto en el Luis Casanova de Valencia. La llegada de Toshack al banquillo del Santiago Bernabéu no cambiaría su rol secundaria, aunque Aldana seguiría aprovechando sus oportunidades viendo portería en cinco ocasiones y sumando un clásico más a su palmarés en un año en el que el Real batió todos los registros goleadores para llevarse un nuevo trofeo liguero. El final de la época de la Quinta del Buitre no supuso nada bueno para el gaditano, que pese a tener más participaciones con el desembarco de Radomir Antic no pudo afianzarse en el equipo (aún así le daría tiempo a decidir el choque ante el Barça que despedía el campeonato para vengar en parte el pasillo que tuvieron que hacer al eterno rival), desapareciendo por completo de las alineaciones en la segunda etapa de Beenhakker en Chamartín, en el tramo final de la 91-92.

Aldana Deportivo

Visto lo visto, Aldana decidió cambiar de aires, firmando por el Deportivo de La Coruña como uno de sus fichajes destacados. En su primer año en Riazor demostraría lo acertado de su incorporación, convirtiéndose en uno de los puntales del cuadro herculino junto a los Bebeto, Claudio, Fran y Mauro Silva. Sin embargo, la mala suerte se cebaría con él en forma de lesión, cortando de raíz su progresión: una rotura de ligamento cruzado anterior de menisco interno en su rodilla derecha el 23 de mayo de 1993 le dejaría un año en el dique seco y acabaría con su sueño de disputar con España el Mundial que se iba a disputar en Estados Unidos el verano siguiente.

Aldana Copa del ReyVolvería a sentirse futbolista tras un año para borrar, volviendo por sus fueros goleadores y levantando junto a sus compañeros el título de Copa del Rey, el primero que forjaría la leyenda del SuperDepor tras el tristemente recordado penalti de Djukic ante el Valencia. En una final accidentada (se suspendió en el minuto 79 con empate a uno por la lluvia torrencial que cayó sobre Madrid y tuvo que reanudarse tres días después) los gallegos se impusieron con un gol de Alfredo Santaelena que consagraba a Arsenio Iglesias en el año en el que iba a abandonar el club de su vida. Alfredo sería precisamente el que le competiría el puesto, relegándole al banquillo en una parte de la temporada. Pese a no ser titular indiscutible para un viejo conocido como John Benjamin Toshack, Aldana seguiría demostrando su olfato en el área al sumar seis dianas, lo que le convertiría en el tercer máximo goleador coruñés, sólo superado por el incomparable Bebeto y por Manjarín. Como detalle, sumaría el segundo título de su etapa en Coruña, la Supercopa de España.

Fuente: Pericos Online

Fuente: Pericos Online

Fue su último año en el Cantábrico, que cambió por el Mediterráneo al fichar por el Espanyol. Superada ya la treintena y lastrado por los problemas físicos no pudo repetir el buen rendimiento que había ofrecido anteriormente, jugando apenas una decena de encuentros en sus dos temporadas como perico antes abandonar la Ciudad Condal. Después de eso rubricaría su último contrato como profesional con el Mérida. Con los extremeños en Segunda Aldana sí tendría protagonismo, aunque su rendimiento y el de sus compañeros sólo sirvió para acabar a mitad de tabla.

Fuente: Canal Deportivo

Fuente: Canal Deportivo

Reaparecidas las lesiones que le frenaron eso hizo que al final de su contrato en Mérida colgara las botas. El 23 de julio de 2002 se le concedería la incapacidad permanente para ejercer su profesión de futbolista, y emprendió acciones judiciales para que sus antiguos clubes le costearan una indemnización, algo que fue desestimado por el Tribunal Supremo. Olvidado ese trance, últimamente ha ejercido como seleccionador absoluto de Andalucía y es habitual docente en escuelas de fútbol de la comunidad que le vio nacer.

Cromos inolvidables: Marina

Cromo MarinaCon motivo del Atlético-Espanyol que se disputará este domingo y del reportaje publicado en Marca sobre los enfrentamientos entre colchoneros y periquitos que tuvieron lugar en matinales dominicales de inicios de la década de los ochenta ha venido a mi memoria uno de los futbolistas que fue protagonista en esos choques, y cuyo nombre aparece asociado de manera indeleble a la historia reciente del Atlético de Madrid. Un futbolista pequeño, calvo y poco mediático, pero que consiguió labrarse una carrera a la ribera del Manzanares, Roberto Simón Marina.

Marina jovenPerteneciente al exclusivo club de futbolistas pacenses que consiguieron llegar a triunfar en Primera, Marina llegó al mundo en Villanueva de la Serena a finales de agosto de 1961, aunque se criaría en Talamanca de Jarama, en la provincia de Madrid. Se inició en el mundo del fútbol en el Club Deportivo Las Islas, pero con 15 años su vida daría un vuelco al ser fichado para los juveniles del Club Atlético de Madrid. Cuatro años más tarde, y después de foguearse en la cantera rojiblanca, sería Marcel Domingo el que le daría la alternativa en un escenario mítico: el 15 de mayo de 1980 saltaría al césped del Estadio de Atocha, coincidiendo en la última jornada de la temporada 1979-1980, sustituyendo en el último cuarto de hora de partido a Javi. Realizaría la siguiente pretemporada con el primer equipo, pero como a muchos jóvenes de su edad, la “mili” le cortó su evolución. Sería destinado a Zaragoza, lo que haría que a su vuelta tuviera que empezar de nuevo jugando dos campañas más con el Atlético Madrileño, a las órdenes de Joaquín Peiró, donde destacó marcando casi una veintena de goles.

Otro ilustre exfutbolista del club, Luis Aragonés, sería quien incorporaría definitivamente al menudo centrocampista al primer equipo en el verano de 1982. Marina daría la razón a su valedor, anotando cinco tantos incluyendo un doblete ante el Celta de Vigo en la goleada atlética en Balaidos (0-4), y convirtiéndose en alternativa en un medio campo monopolizado por hombres como Votava, Julio Prieto y Quique Ramos.

Marina AtléticoEse aprendizaje le permitió meterse en la once al año siguiente, ganándose el puesto en el esquema rojiblanco con la confianza puesta en él por “Zapatones” y contribuyendo en el subcampeonato de la Copa de la Liga ante el Real Valladolid. Se desquitaría de esa decepción y de ser subcampeón de Liga y Copa de la Liga alzándose con la Copa del Rey. Marina jugó como titular la final, ante el Athletic de Bilbao, conquistando el primer título rojiblanco tras ocho largos años de sequía para la parroquia atlética. Sus buenos números le convertirían en internacional (ya había jugado en categorías inferiores), disputando su primer y último encuentro con la “Roja” en Irlanda un 26 de mayo de 1995, sustituyendo a Marcos Alonso en el minuto 82.

El ciclo de este equipo continuó con la conquista de la Supercopa de España, la primera en la historia del Atleti, aunque eso palideció ante la oportunidad de lograr el título de la Recopa de Europa. El extremeño saltaría al terreno de juego del Stade Gerland de Lyon, disputando los noventa minutos de una final que caería del lado de un once de leyenda dirigido por Valeri Lobanivsky.

Su destape como goleador se produciría cuando contaba 25 años. Sería el segundo máximo goleador del equipo sólo superado por Julio Salinas, siendo uno de los “jefes del equipo”. Jugaría otra final en una campaña complicada donde Aragonés volvería al banquillo tras fracasar Vicente Miera. Una vez más sería de Copa del Rey, teniéndose que conformarse con la plata al caer ante la Real Sociedad en la tanda de penaltis.

Sin la sombra de El Sabio de Hortaleza su figura fue en clara regresión con técnicos como Menotti, Maguregui o Atkinson, recuperando galones al final de la 88-89 con el inglés Colín Addison como técnico. Con un Atlético lejos de poder aspirar a títulos Javier Clemente tampoco contaría con él como fijo, teniendo que esperar a su cese y a la llegada de un viejo conocido como Joaquín Peiró para recuperar sensaciones.

Fuente: El Mundo Deportivo

Fuente: El Mundo Deportivo

A los 29 años, y con casi una década de experiencia a sus espaldas emprendió el camino del “exilio”, recalando en el Mallorca de Ezaki a cambio de 50 millones de pesetas. Ese cambio no le trajo la felicidad, y tras dos campañas en las que apenas contó para Serra Ferrer (fue suplente en la final de Copa del Rey ante “su” Atlético en el primer año y vivió el descenso en el segundo) todo apuntaba a una retirada prematura.

Marina ToledoFue entonces cuando el modesto Toledo se interesó en contar con sus servicios. Allí en el Salto del Caballo resurgiría como futbolista de jerarquía de la medular, llegando a jugar incluso la promoción de ascenso a Primera División con los de Gonzalo Hurtado ante el Valladolid. Tras ganar por la mínima en Toledo, se perdería el choque de vuelta donde los manchegos caerían por un contundente 4-0 que les dejó con la miel en los labios. No pudo repetir éxito en la siguiente campaña, retirándose al final de ejercicio cuando todavía no había cumplido los 34 años.

Marina entrenador

Precisamente en la ciudad imperial emprendería su nueva etapa, ya como técnico, siendo segundo de Emilio Cruz, al que luego acompañaría en su etapa en el Ourense. A principios de este siglo regresaría al Atlético de Madrid para ser el coordinador de los entrenadores de fútbol base del club, dirigiendo también al segundo filial rojiblanco, el Amorós, en Tercera División. En 2001 volvería a cruzarse en su camino Luis Aragonés, que confiaría en él como su segundo hasta 2003. Continuaría en la entidad del Manzanares más tarde como ayudante de Pepe Murcia en el Atlético de Madrid B, equipo al que ha estado ligado en los últimos años y donde esta campaña ejerce como asistente del argentino Oscar Mena.

Cromos inolvidables: Dubovsky

Fuente: Todocolección

Fuente: Todocolección

Coincidiendo con el partido de clasificación para la Eurocopa de Francia que enfrentará esta noche a España y Eslovaquia toca analizar la figura del futbolista de este país que más lejos llegó en la liga española. Con esta afirmación, y dando un repaso rápido los nombres de los diez futbolistas eslovacos que han vestido la camiseta de equipos de nuestro país, es claro que de quien hablaré hoy no puede ser otro que el prematura y trágicamente fallecido Peter Dubovsky.

Fuente: Pravda

Fuente: Pravda

La por entonces aún unida Checoslovaquia vió nacer a Dubovsky un 7 de mayo de 1972. En Bratislava empezaría a forjar su historia futbolística, dentro de la estructura del FK Vinohrady Bratislava, de donde daría el salto al Slovan en 1985. Cuatro años más tarde (cuando apenas contaba con 17) debutaría en Primera, iniciando un camino que le llevaría a encadenar dos títulos de máximo goleador y un título liguero (1991-1992). Ese rendimiento le valdría ser seleccionado por Checoslovaquia, debutando curiosamente ante la España de Vicente Miera en un partido de clasificación para la Eurocopa de Suecia. Milan Macala contaría con él como titular en un partido que tuvo que resolver Michel desde el punto de penalti después de que Nemecek igualara el gol inicial logrado por Abelardo.

El 1 de enero de 1993 se produciría la separación de Checoslovaquia, pero fuera de ese acontecimiento histórico llegarían otros positivos para Dubovsky. Jugaría la segunda ronda de la Copa de Europa ante el Milán (en la primera ronda fue fundamental para eliminar al Ferencvaros) y sería nombrado mejor futbolista eslovaco del año, lo que le abrió las puertas al traspaso de un club de mayor importancia.

Fuente: El Mundo Deportivo

Fuente: El Mundo Deportivo

El Real Madrid presidido por Ramón Mendoza buscaba un jugador para reforzar la delantera e intentar acabar con el monopolio liguero del Dream Team, y ahí es donde surgió el nombre de nuestro protagonista para unirse a la nomina de atacantes formada por Butragueño, Alfonso y Zamorano a cambio de unos 500 millones de pesetas. Esa cifra creó un debate alimentado por Johann Cruyff, que dijo que el fichaje de Romario por el Barça “había sido mejor y más barato”. Lastrado por esa presión, su pretemporada no fue la mejor, echando aún más leña al fuego surgido en torno a la idoneidad de su fichaje para un club tan grande como el de Concha Espina.

Fuente: Fútbol de Primera

Fuente: Fútbol de Primera

Tras unos meses duros, le llegó el momento de mostrar su valía, y Benito Floro le dio la oportunidad de hacerlo siendo titular en banda izquierda ante Osasuna en el estreno liguero. En su tercer partido vería puerta, ante el Lugano en la primera ronda de la Recopa, abriendo el camino a una cómoda victoria. Sin embargo, las derrotas ante Deportivo y Oviedo le llevarían al banco, que sería su hábitat natural durante prácticamente toda la temporada, donde sólo tendría como consuelo la consecución de la Supercopa de España ante el eterno rival. Un tanto más, ante el Valencia y con Vicente del Bosque ya como técnico, sería el último logrado con la camiseta merengue esa temporada. Sus números se redujeron aún más en la 94-95, donde le perjudicó la irrupción de un joven Raúl para estar casi inédito en la liga conseguida por los de Valdano.

Fuente: La Página del Oviedín

Fuente: La Página del Oviedín

Este escenario presagiaba un adiós al Santiago Bernabéu y así fue, y el 25 de julio de 1995 se confirmaba su pase al Real Oviedo. Una menor exigencia y su papel protagonista le hicieron empezar a parecerse al futbolista que había brillado en Eslovaquia, formando una tripleta ofensiva de lujo junto a Carlos y Oli que selló la permanencia en Primera. El desembarco de Juanma Lillo en la capital del Principado mantuvo ese rol, aunque con más altibajos en sus actuaciones, combinando actuaciones brillantes con partidos en los que desaparecía del juego. Esa irregularidad se vería agravada con una lesión en su rodilla que le dejaría fuera de juego el resto del año, no pudiendo aportar para mantenerse en Primera tras una campaña realmente complicada.

Promoción Oviedo

Esa circunstancia le lastró, y apenas contó para el nuevo mister carbayón, el uruguayo Oscar Washington Tabarez, quedándose limitadas sus cifras goleadoras a un sólo tanto logrado ante el Zaragoza. Aún así, cuando llegó la hora de la verdad, en la promoción ante la Unión Deportiva Las Palmas, fue titular en punta acompañando al panameño Dely Valdés, sufriendo hasta el último minuto para lograr aferrarse a la elite del fútbol español.

Fuente: El Mundo Deportivo

Fuente: El Mundo Deportivo

Tras dos temporadas grises Dubovsky volvió a ser importante con Fernando Vázquez, arrancando la liga con un gol ante la Real Sociedad en un partido loco que finalizó con empate a tres. Pese a que su participación aumentó, perdiéndose apenas seis partidos, fue sustituido durante gran parte de los encuentros que disputó. Aún así, demostró en algunos choques la calidad que atesoraba, decidiendo por ejemplo un valioso partido ante el Extremadura en los minutos finales de juego.

Se esperaba que el desembarco de Luis Aragonés en el Tartiere diera tranquilidad a un club que había ido a un ritmo de entrenador por año, pero no fue así. Ni para el Sabio de Hortaleza ni para Dubovsky fue una temporada para recordar, pero cuando el equipo parecía enfilar el temido camino de Segunda se produjo una reacción en la que volvió a aparecer la figura del eslovaco, que fue decisivo en un partido en Vallecas que aseguró la permanencia oviedista en Primera.

Fuente: Don Balón

Fuente: Don Balón

Después de tantos sinsabores, el verano prometía tranquilidad, y más para Dubovsky, ya que al no clasificarse una vez más Eslovaquia para la fase final de la Eurocopa pudo disfrutar de un largo descanso veraniego. Sin embargo, esa circunstancia se tornó en amarga cuando el 23 de junio de 2000 saltaba la inesperada noticia de que el delantero carbayón había fallecido víctima de un accidente durante sus vacaciones en Tailandia. La caída desde una catarata de veinte metros dejó al Oviedo sin uno de los jugador, y a Eslovaquia sin el futbolista que debía jugar a la selección a disputar su primer torneo internacional. Aún hoy, su memoria es guardada por la afición carbayona y por el fútbol de su país, que lo recuerda anualmente con la concesión de un trofeo que lleva su nombre al mejor futbolista sub-21 del año.

Cromos inolvidables: Ponzio

Fuente: Todocolección

Fuente: Todocolección

En medio de todo el lío de la investigación del Levante-Zaragoza de la última jornada de la 2010-2011 han surgido un buen puñado de nombres “ilustres” de nuestra liga. Jorge López, Braulio, Gabi, Diego, Obradovic y Ballesteros han pasado hoy por las dependencias de la Fiscalía General Contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada. En los próximos días otros futbolistas seguirán ese mismo camino que también ha transitado Agapito Iglesias, por entonces máximo dirigente del club maño. Sin embargo, en esa lista hay otros que todavía, por una u otra razón, todavía no han pasado por el trance de declarar sobre este escabroso asunto. Uno de ellos, que además está en el candelero porque este mismo fin de semana disputará el Superclásico argentino, es mi elección de hoy: Leonardo Ponzio.

Fuente: FIFA

Fuente: FIFA

De origen santafesino, vino al mundo en la localidad de Las Rosas un 28 de enero de 1982, dando sus primeras patadas al balón en los potreros del modesto Club Atlético Williams Kemmis. Siguiendo la evolución natural, sería reclutado por Newell’s Old Boys, escalando en su estructura. Haría lo propio en la albiceleste, siendo seleccionado en edad juvenil para disputar los Mundiales Sub-17 en 1998 y Sub-20 en 2001, alzándose con el título en este último torneo con un equipo en el que destacaban figuras de la talla de Saviola, Maxi Rodríguez o Andrés D’Alessandro al vencer de forma clara a Ghana en la final (3-0).

Fuente: As

Fuente: As

Afianzado en el primer equipo, sumaría casi un centenar de actuaciones en la primera categoría del fútbol argentino y alcanzaría la internacionalidad absoluta antes de seguir el camino de muchos compatriotas y recalar en la liga española en julio de 2003. Zaragoza sería el lugar elegido para afrontar un salto de categoría tan apasionante como complicado, incorporándose al equipo entonces dirigido por Paco Flores después de que el conjunto blanquillo no pudiera cerrar la contratación del madridista Esteban Cambiasso. Respondió a las expectativas creadas, y en un año complicado se convirtió en fundamental (además de su fuerza en el centro del campo aportaría tres goles en liga, demostrando su polivalencia) al lado de hombres como Villa, Savio, Cani y su compatriota Galletti. Precisamente el “Huesitos” sería el protagonista del partido del año para Ponzio y sus compañeros, anotando en la prórroga el gol que supuso derrotar al Real Madrid y obtener el título copero.

Volvería a rendir a buen nivel al año siguiente, bajo las órdenes de Víctor Muñoz, aunque en el arranque de temporada no estaría presente en la Supercopa de España lograda a costa del Valencia. Reconvertido al lateral derecho por las necesidades del equipo, el argentino se haría con un hueco en el once, jugando gran parte del la temporada en esa posición. Aún así, supo adaptarse, recibiendo como compensación  su bautismo europeo.

Fuente: El Mundo

Fuente: El Mundo

Desde ese puesto de la saga vería también la temporada siguiente, siendo prácticamente indiscutible. Volvió a repetirse el guión, y un año discreto en la competición liguera fue compensado con su segunda final de Copa del Rey, en la que no le acompaño la suerte, cayendo derrotado el Zaragoza por un contundente 4-1.

La llegada del uruguayo Diogo procedente del Real Madrid le dejaría fuera de los planes de Víctor Fernández. Condenado al ostracismo, en enero de 2007 haría las maletas de vuelta a Argentina para enfundarse la camiseta de uno de los grandes del fútbol argentino, River Plate. Parecía el fin de su etapa en Europa, pero tras dos años como “millonario”, en los que contribuyó a ganar el Torneo Clausura 2008, tomaría el camino de vuelta rumbo a su querida Zaragoza en el mercado invernal.

Fuente: As

Fuente: As

El regreso a orillas del Ebro tenía un único objetivo: devolver al conjunto blanquillo a Primera. Con el santafesino como indiscutible para el asturiano Marcelino García Toral ese sueño se cumpliría, siendo los aragoneses únicamente superados por el Xerez de Francis, que se proclamó campeón de Segunda con sólo un punto de ventaja sobre sus perseguidores, Zaragoza y Tenerife. Ponzio fue especialmente protagonista en el tramo final del campeonato, anotando un valioso gol ante el Córdoba en la penúltima jornada.

Fuente: Marca

Fuente: Marca

El retorno a la elite no fue un camino de rosas, y aunque personalmente al argentino no le fue mal, en lo colectivo la salida de Marcelino y la llegada de José Aurelio Gay sólo sirvió para salvar los muebles logrando la permanencia in extremis. El guión se revertiría en la siguiente campaña, donde Aguirre “obró el milagro” que ahora están investigando los tribunales en un sospechoso triunfo ante el Levante en el Ciutat de Valencia.

Fuente: La Página Millonaria

Fuente: La Página Millonaria

En enero de 2012, pese a tener contrato hasta el mes de junio, los problemas económicos del club le llevaron a abandonar definitivamente Zaragoza para volver a River.  En Buenos Aires adquiría un rol importante, que ha ido perdiendo en el último año, tanto por problemas físicos como por la irrupción de nuevos valores de la cantera como Kranevitter, cuya lesión le permitirá estar este domingo en uno de los partidos más apasionantes que se pueden vivir en el mundo del fútbol, y donde la “banda sangre” puede dejar aún más descolgado al eterno rival. Ahora hay que esperar para ver si esa trayectoria de años como profesional en los terrenos de juego no se ve empañada por un lunar que puede borrar de un plumazo lo conseguido en quince años como futbolista de elite.