Cromos inolvidables: Dubovsky

Fuente: Todocolección

Fuente: Todocolección

Coincidiendo con el partido de clasificación para la Eurocopa de Francia que enfrentará esta noche a España y Eslovaquia toca analizar la figura del futbolista de este país que más lejos llegó en la liga española. Con esta afirmación, y dando un repaso rápido los nombres de los diez futbolistas eslovacos que han vestido la camiseta de equipos de nuestro país, es claro que de quien hablaré hoy no puede ser otro que el prematura y trágicamente fallecido Peter Dubovsky.

Fuente: Pravda

Fuente: Pravda

La por entonces aún unida Checoslovaquia vió nacer a Dubovsky un 7 de mayo de 1972. En Bratislava empezaría a forjar su historia futbolística, dentro de la estructura del FK Vinohrady Bratislava, de donde daría el salto al Slovan en 1985. Cuatro años más tarde (cuando apenas contaba con 17) debutaría en Primera, iniciando un camino que le llevaría a encadenar dos títulos de máximo goleador y un título liguero (1991-1992). Ese rendimiento le valdría ser seleccionado por Checoslovaquia, debutando curiosamente ante la España de Vicente Miera en un partido de clasificación para la Eurocopa de Suecia. Milan Macala contaría con él como titular en un partido que tuvo que resolver Michel desde el punto de penalti después de que Nemecek igualara el gol inicial logrado por Abelardo.

El 1 de enero de 1993 se produciría la separación de Checoslovaquia, pero fuera de ese acontecimiento histórico llegarían otros positivos para Dubovsky. Jugaría la segunda ronda de la Copa de Europa ante el Milán (en la primera ronda fue fundamental para eliminar al Ferencvaros) y sería nombrado mejor futbolista eslovaco del año, lo que le abrió las puertas al traspaso de un club de mayor importancia.

Fuente: El Mundo Deportivo

Fuente: El Mundo Deportivo

El Real Madrid presidido por Ramón Mendoza buscaba un jugador para reforzar la delantera e intentar acabar con el monopolio liguero del Dream Team, y ahí es donde surgió el nombre de nuestro protagonista para unirse a la nomina de atacantes formada por Butragueño, Alfonso y Zamorano a cambio de unos 500 millones de pesetas. Esa cifra creó un debate alimentado por Johann Cruyff, que dijo que el fichaje de Romario por el Barça “había sido mejor y más barato”. Lastrado por esa presión, su pretemporada no fue la mejor, echando aún más leña al fuego surgido en torno a la idoneidad de su fichaje para un club tan grande como el de Concha Espina.

Fuente: Fútbol de Primera

Fuente: Fútbol de Primera

Tras unos meses duros, le llegó el momento de mostrar su valía, y Benito Floro le dio la oportunidad de hacerlo siendo titular en banda izquierda ante Osasuna en el estreno liguero. En su tercer partido vería puerta, ante el Lugano en la primera ronda de la Recopa, abriendo el camino a una cómoda victoria. Sin embargo, las derrotas ante Deportivo y Oviedo le llevarían al banco, que sería su hábitat natural durante prácticamente toda la temporada, donde sólo tendría como consuelo la consecución de la Supercopa de España ante el eterno rival. Un tanto más, ante el Valencia y con Vicente del Bosque ya como técnico, sería el último logrado con la camiseta merengue esa temporada. Sus números se redujeron aún más en la 94-95, donde le perjudicó la irrupción de un joven Raúl para estar casi inédito en la liga conseguida por los de Valdano.

Fuente: La Página del Oviedín

Fuente: La Página del Oviedín

Este escenario presagiaba un adiós al Santiago Bernabéu y así fue, y el 25 de julio de 1995 se confirmaba su pase al Real Oviedo. Una menor exigencia y su papel protagonista le hicieron empezar a parecerse al futbolista que había brillado en Eslovaquia, formando una tripleta ofensiva de lujo junto a Carlos y Oli que selló la permanencia en Primera. El desembarco de Juanma Lillo en la capital del Principado mantuvo ese rol, aunque con más altibajos en sus actuaciones, combinando actuaciones brillantes con partidos en los que desaparecía del juego. Esa irregularidad se vería agravada con una lesión en su rodilla que le dejaría fuera de juego el resto del año, no pudiendo aportar para mantenerse en Primera tras una campaña realmente complicada.

Promoción Oviedo

Esa circunstancia le lastró, y apenas contó para el nuevo mister carbayón, el uruguayo Oscar Washington Tabarez, quedándose limitadas sus cifras goleadoras a un sólo tanto logrado ante el Zaragoza. Aún así, cuando llegó la hora de la verdad, en la promoción ante la Unión Deportiva Las Palmas, fue titular en punta acompañando al panameño Dely Valdés, sufriendo hasta el último minuto para lograr aferrarse a la elite del fútbol español.

Fuente: El Mundo Deportivo

Fuente: El Mundo Deportivo

Tras dos temporadas grises Dubovsky volvió a ser importante con Fernando Vázquez, arrancando la liga con un gol ante la Real Sociedad en un partido loco que finalizó con empate a tres. Pese a que su participación aumentó, perdiéndose apenas seis partidos, fue sustituido durante gran parte de los encuentros que disputó. Aún así, demostró en algunos choques la calidad que atesoraba, decidiendo por ejemplo un valioso partido ante el Extremadura en los minutos finales de juego.

Se esperaba que el desembarco de Luis Aragonés en el Tartiere diera tranquilidad a un club que había ido a un ritmo de entrenador por año, pero no fue así. Ni para el Sabio de Hortaleza ni para Dubovsky fue una temporada para recordar, pero cuando el equipo parecía enfilar el temido camino de Segunda se produjo una reacción en la que volvió a aparecer la figura del eslovaco, que fue decisivo en un partido en Vallecas que aseguró la permanencia oviedista en Primera.

Fuente: Don Balón

Fuente: Don Balón

Después de tantos sinsabores, el verano prometía tranquilidad, y más para Dubovsky, ya que al no clasificarse una vez más Eslovaquia para la fase final de la Eurocopa pudo disfrutar de un largo descanso veraniego. Sin embargo, esa circunstancia se tornó en amarga cuando el 23 de junio de 2000 saltaba la inesperada noticia de que el delantero carbayón había fallecido víctima de un accidente durante sus vacaciones en Tailandia. La caída desde una catarata de veinte metros dejó al Oviedo sin uno de los jugador, y a Eslovaquia sin el futbolista que debía jugar a la selección a disputar su primer torneo internacional. Aún hoy, su memoria es guardada por la afición carbayona y por el fútbol de su país, que lo recuerda anualmente con la concesión de un trofeo que lleva su nombre al mejor futbolista sub-21 del año.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: