Cromos inolvidables: Zahovic

Cromo Zahovic

Después de tantos protagonistas parecería que es de lo más sencillo seguir adelante; pero la verdad es que la sensación que tengo al ponerme ante la pantalla y el teclado está a años luz de esa situación. Cada semana borbotean en mi mente varios nombres antes de decantarme por uno en concreto, y en esta ocasión no ha sido diferente: desde el actual entrenador del Basilea y su fugaz paso por el Español hasta el primer extranjero de la Real Sociedad o el técnico sorpresa del inicio de la Liga estuvieron en la lista de candidatos a ser glosados en esta humilde sección, pero ni Paulo Sousa, ni el cumpleañero John Aldridge ni Nuno han sido los elegidos, porque un repaso a los goleadores de la jornada de miércoles en la Champions League me trajo a la mente a un jugador que pasó por España a principios de este siglo. Y es que el empate in extremis del modesto Maribor ante el Sporting de Lisboa tuvo ayer como héroe a un joven futbolista esloveno, Luka Zahovic, que empieza a forjarse un nombre en busca de emular la carrera de su padre, que es quien me ocupa hoy.

Formado en el mismo club que su hijo, Zlatko Zahovic sería reclutado (y nunca mejor dicho) por el Partizan de Belgrado aprovechando el periodo en el que tuvo que servir en el ejército de la por entonces República Federal Socialista de Yugoslavia. Con apenas 18 años se quedaría a las puertas de disputar una decena de encuentros en su primera experiencia con los blanquinegros, siendo cedido al año siguiente al Proleter Zrenjanin. De vuelta a la capital en las dos siguientes campañas este mediapunta iría creciendo, ganando la Liga en la 92-93, la primera disputada tras la guerra que fracturó definitivamente el país, en un equipo donde compartió protagonismo con Pedja Mijatovic. Antes de obtener ese título ya había debutado con la nueva selección de Eslovenia en un amistoso ante Chipre.

Fuente: Zurnal24

Fuente: Zurnal24

Tras eso ambos harían las maletas, emprendiendo rumbos separados: mientras el esloveno pondría rumbo a Portugal, el montenegrino recalaría en el Valencia, donde iniciaría el camino al estrellato. Pero volviendo a quien nos ocupa, en el Vitoria de Guimaraes encontraría acomodo, convirtiéndose en referencia del club hasta el punto de conseguir dos clasificaciones europeas durante su paso por las filas de los “conquistadores” (allí nacería su hijo Luka). Ese rendimiento le valdría el traspaso a uno de los grandes del fútbol luso, el Oporto. No tardó en demostrar su talento con los Dragones, convirtiéndose en referente en una plantilla que enlazó tres títulos domésticos consecutivos, palmarés que amplió con una Copa y dos triunfos en la Supercopa local. Incluso tuvo tiempo de brillar en Europa, convirtiéndose en el tercer máximo goleador de la Champions League en la 98-99 por detrás de Shevchenko y Yorke. En lo negativo, los portugueses se quedaron en la fase de grupos, lo que impidió que pudiera mejorar sus números.

Fuente: Redplanet

Fuente: Redplanet

En el verano de 1999 el Olympiakos marcó un récord con la cifra pagada por su fichaje, pero su desembarco en Grecia no pudo ser menos afortunado: tuvo problemas con Dusan Bajevic tras llegar tarde de sus vacaciones veraniegas, que se acrecentaron con su sucesor en el cargo, el italiano Alberto Bigon, al discutir sobre el planteamiento táctico aplicado por el transalpino, lo que le valió una sanción económica y ser apartado de la plantilla. Con todos esos antecedentes estaba claro que su futuro parecía estar muy lejos de Atenas.

Eslovenia fue la mejor cura para sus males en Grecia. Como líder del combinado balcánico había conseguido un histórico billete para la Euro de Holanda y Bélgica con un gol de Zahovic ante Ucrania, y con otro mito del fútbol del país como Katanec en el banquillo. Encuadrados en el mismo grupo de España, Yugoslavia y Noruega los Eslovenia afrontaban su debut ante sus antiguos compatriotas: un doblete del propio Zahovic y otro de Pavlin parecían dejar encarrilada su primera victoria, pero Milosevic y Drulovic se encargaron de acabar con ese sueño firmando el empate final. Volvería a ver portería ante España, pero Etxeberría volvería a evitar la sorpresa. Un empate sin goles ante Noruega supuso la despedida de la Euro, pero confirmó que el de Maribor como a uno de los futbolistas más apetecibles del mercado.

Ese gran papel le aseguró el salto a una liga más exigente, y entre los interesados en conseguir sus servicios fue el Valencia el que se llevó el gato al agua por un auténtico dineral. El 21 de julio fue presentado en Mestalla, incorporándose a un ambicioso proyecto liderado por  Héctor Cúper que buscaba volver a dar la campanada en la Champions tras perder la final del año anterior ante el Real Madrid. Su estilo de juego parecía ser compatible con el de Cúper, y así quedó demostrado desde el arranque de la temporada: combinó titularidades y suplencias por igual, aunque eso no le impediría ser decisivo en el encuentro de Champions ante el Olympique de Lyon y poner su granito de arena en la goleada a la Unión Deportiva Las Palmas. Pero poco a poco fue desapareciendo del once, limitándose sus participaciones a encuentros a partidos sueltos y a ser revulsivo en la parte final de la temporada. Así sucedió en la segunda final de la Liga de Campeones alcanzada por los che, donde saltó al campo mediada la segunda parte reemplazando a Juan Sánchez. Con empate a uno al final de los ciento veinte minutos de juego reglamentarios se llegó a la tanda de penaltis, y ahí Zahovic se encargó de lanzar y fallar el tercer penalti, igualando el error anterior de Paulo Sergio. Patrick Anderson y Carboni pusieron más emoción con dos nuevos fallos, dejando el título en las botas de Linke y Pellegrino. La suerte volvió a abandonar a los valencianistas, que volvieron a quedarse a las puertas de la gloria.

Esa desilusión y el conflicto con Cúper parecían señalar el camino de salida al esloveno, que abandonó Valencia como una de las grandes decepciones de la temporada. El destino volvía a ser Portugal, aunque en esta ocasión para vestir la camiseta del Benfica. La operación incluía el traspaso de Marchena rumbo a Valencia, por lo que parecía que el traspaso favorecía a las dos entidades. Su papel volvió a crecer, y eso le permitió volver a mostrarse en el escenario internacional jugando el Mundial de 2002, donde volvería a cruzarse en el camino de España. Japón y Corea no le permitieron brillar como había hecho en la Euro dos años antes, quedando su papel limitado a ese partido por sus insultos a Katanec al ser sustituido.

Zahovic Benfica

De vuelta a Lisboa, participaría en la consecución de una Liga y una Copa, antes de que la contratación de Trapattoni hiciera que su estrella empezara a declinar, consumándose su salida del cuadro benfiquista en enero de 2005, cinco meses antes del final de su contrato, y colgando las botas ese mismo verano. Dejaba atrás títulos en Yugoslavia y Portugal, una final de Champions y el logro de ser el máximo goleador de la selección de Eslovenia.

Fuente: FIFA

Fuente: FIFA

De vuelta a casa, Zahovic se convirtió en director deportivo del Maribor en 2007, cargo que sigue ocupando en la actualidad. Desde ese puesto ha visto como el club ha conseguido crecer, logrando en este periodo cinco ligas y tres copas, además de haberse convertido en habitual en Champions. Ahora una segunda generación de Zahovic busca en Maribor el trampolín para dar el salto a la elite y superar los logros de su progenitor, y aunque de momento el listón parece estar muy alto, los primeros pasos no pueden ser más ilusionantes

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: