Cromos inolvidables: Lucho Flores

Lucho FloresEl fichaje del mexicano Javier “Chicharito” Hernández por el Real Madrid ha provocado que esta semana volviera mis ojos al otro lado del “charco” para repasar la lista de compatriotas que han militado en nuestra liga. Desde que el Real Racing Club rompiera esquemas en el fútbol patrio incorporando a Luis “El Pirata” de la Fuente y Manuel Alonso, una treintena de jugadores han arribado a España desde México intentado alcanzar “El Dorado” deportivo. Uno de ellos llegó a Gijón en el verano de 1986, y aunque no alcanzó el estatus de estrella, sí pudo demostrar que tenía pólvora en sus botas en las dos campañas que disputó en nuestro país: Lucho Flores.

Fuente: Pumas UNAM

Fuente: Pumas UNAM

DF vería nacer a Luis Enrique Flores Ocaranza un 18 de julio de 1961. Al contrario que su hermano mayor Nacho, una auténtica institución en Cruz Azul, el pequeño Lucho se formaría en las fuerzas básicas de Pumas de la UNAM, ascendiendo muy joven a una primera plantilla en la que coincidió con Hugo Sánchez durante sus dos primeras temporadas como profesional. La salida del “Macho” rumbo a la ribera del Manzanares le dejó como referente ofensivo de los universitarios (se proclamaría campeón de liga y de la Copa Interamericana en la temporada 1980-81), lo que le permitió ser convocado por el “Tri”, con el que debutó en 1983.

Fuente: En una baldosa

Fuente: En una baldosa

Permanecería tres años más en Pumas, teniendo además el honor de disputar el Mundial en casa. Sería titular en el estreno ante la Bélgica de Scifo y compañía, aunque Bora Milutinovic le sustituiría en los minutos finales del partido, que acabaría con victoria azteca gracias a los tantos de Quirarte y Hugo Sánchez. Volvería a saltar de inicio ante Paraguay adelantando a los suyos al poco de empezar a pase de Javier Aguirre, aunque el choque terminaría empatándolo otro futbolista que acabaría recalando en la Liga, Julio César Romero “Romerito”. En el último encuentro de la fase de grupos también participaría del triunfo ante Irak que permitió a los suyos pasar de ronda por la puerta grande.

A partir de ahí no llegarían más buenas noticias, ya que no se vestiría para vencer a Bulgaria en octavos ni estuvo presente en el final de camino de los mexicanos ante Alemania después de una dramática tanda de penaltis donde los fallos de Manuel Negrete y Raúl Servín acabaron con las opciones de seguir adelante en la cita mundialista.

Es amargura se compensó cuando tuvo que hacer las maletas para instalarse en Gijón. El equipo dirigido por José Manuel Díaz Novoa buscaba un nueve y la directiva sportinguista pensó en la potencia del mexicano para ser el complemento de la movilidad del pequeño Eloy Olalla. La decisión se mostró como acertada, porque Lucho empezó contando desde el inicio del campeonato, marcando su primer gol en la tercera jornada ni más ni menos que ante el Real Madrid. Mejoraría este rendimiento tres partidos después, con un doblete ante la Unión Deportiva Las Palmas de Coke Contreras que fue fundamental para conseguir llevarse los puntos del Insular.

Fuente: El Comercio

Fuente: El Comercio

Sus goles fueron sinónimo de puntos para el Sporting, pero alcanzó aún más reconocimiento en el famoso “asalto al Camp Nou”. El 28 de diciembre los asturianos infligieron una durísima derrota al Barça de Terry Venables que abrió el “Manito” y completaron Eloy y Luismi. Un nuevo doblete, en esta ocasión al Cádiz, abrió el camino al play-off, lo que desató la euforia en Gijón. Se empezó incluso a hablar de la compra definitiva del pase del mexicano a su club de origen y además se produjo la llegada de su compañero de selección Negrete, lo que auguraba que la conexión azteca iba a instalarse en El Molinón.

Pero esos buenos presagios se fueron al traste, porque el jugador consideró insuficiente la oferta rojiblanca (cerca de 50 millones de pesetas por tres temporadas) y ahí se envenenó todo. Tras anunciar que abandonaría Gijón acabada la campaña, y a pesar de ser el máximo goleador, no volvería a ser alineado. A mediados de mayo llegó a un acuerdo de rescisión amistosa con el Sporting, regresando a México. La vuelta del hijo pródigo a la UNAM fue acompañada por un título de máximo goleador en la competición doméstica con veinticuatro tantos, demostrando que no había perdido el olfato de cara a portería.

Fuente: El Mundo Deportivo

Fuente: El Mundo Deportivo

En julio volvería a pisar España para jugar dos amistosos, pero no sería hasta el verano siguiente que ese viaje no tendría  billete de vuelta, ya que el Valencia se hizo con sus servicios (curiosamente volvería a coincidir con Eloy y con Zurdi, también fichados por el conjunto dirigido por Víctor Espárrago). Se crearían grandes expectativas durante la pretemporada,  destacando en el Trofeo Naranja que los locales ganaron al Oporto, donde el azteca “mojó”, sensaciones que se repitieron en el arranque liguero, donde los resultados favorecieron al cuadro de la capital del Turia. En lo personal “Lucho” tardaría cuatro jornadas en marcar, lográndolo en la goleada al Murcia. Esa mala racha se alargaría en el tiempo, y junto a una lesión que sufrió, provocó que Alcañiz le adelantara en las pretensiones del técnico uruguayo.

Fuente: Ciberche

Fuente: Ciberche

Volvería a sentirse futbolista con el inicio de 1989, y pronto volvería  al once, aunque seguiría gafado de cara a portería. Sólo dos goles más en su haber (eso sí, una vez más todos se tradujeron en puntos para los ché) fueron el triste bagaje de una campaña donde hasta hombres con menos pedigrí como Arroyo y el anteriormente citado Alcañiz le adelantaron en las estadísticas ofensivas, que lideró un centrocampista como Fernando. En lo colectivo rodaron mejor las cosas, y el Valencia consiguió plaza europea al acabar la Liga por detrás de los dos grandes.

Fuente: Máquina cementera

Fuente: Máquina cementera

Su decepcionante rendimiento no convenció a la directiva valencianista, y nuevamente emprendió el camino a casa para enrolarse en el Cruz Azul, a cambio de 60 millones de pesetas. Allí se reencontraría con su hermano Nacho, que se encontraba en la fase final de una brillante trayectoria en el cuadro cementero. Allí volvería por sus fueros, tanto a nivel de club como al de selección, incrementando sus números de forma exponencial. De Cruz Azul pasaría al Atlas de Guadalajara en 1991, donde no le irían tan bien las cosas, aunque lo compensaría logrando el subcampeonato de la Copa América en 1993 con el “Tri”. Cambiaría de equipo pero no de ciudad al enrolarse en Chivas, pero su rendimiento ya estaba en franco retroceso. Permanecería allí dos temporadas con malo números, mientras también decía adiós a la selección participando en clasificatorios pata EEUU 1994. Dejó el combinado azteca con la nada despreciable cifra de 29 goles.

Lucho FloresTras colgar las botas, se inició como entrenador en los Pumas de la UNAM entre 1996 y 1997, siguiéndola en Veracruz y el Atlético Celaya. También ocupó el cargo de director deportivo del Club Necaxa en 2005 y asistente en los Tiburones Rojos de Veracruz. Su vida sufrió un duro golpe en agosto de 2011, cuando su hermano Nacho fue acribillado a balazos mientras viajaba en coche. En la actualidad ejerce como asistente en los Gallos Blancos de Querétaro a las órdenes de Ignacio Ambriz, ayudante en su momento de Javier Aguirre, y a la vez se ha encargado de desarrollar proyectos para la promoción del fútbol entre los más jóvenes del estado de Morelia.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Trackbacks / Pingbacks

  1. Cromos inolvidables: Kike | Libreta en blanco - 12 septiembre, 2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: