Cromos inolvidables: Rubén Navarro

Fuente: Todocoleccion

Fuente: Todocoleccion

Toca ilustrar este jueves la figura del eterno delantero español emergente que se quedó en promesa. Con todos los parabienes para conseguir afianzarse como goleador en Primera División, nuestro protagonista de hoy se quedó con la etiqueta de eterna promesa, quedando relegado primero a equipos modestos de la máxima categoría, para posteriormente afianzarse como un solvente atacante en equipos de Segunda. Con esta presentación habría innumerables candidatos a protagonizar el post, pero el elegido es Rubén Navarro, ariete que destacó en las filas del modesto Numancia de Soria.

Fuente: CE Sallent

Fuente: CE Sallent

Nacido en el barcelonés municipio de Sallent, el pequeño Rubén daría sus primeras paradas a la pelota en el el modesto equipo local del C.E. Sallent, donde permanecería desde alevines a cadetes coincidiendo con otro futuro futbolista de primera y que tarde o temprano podría tener hueco en este blog por ser uno de los más recientes “blufs” de la cantera culé, Gabri.  A muy tierna edad Navarro sería reclutado por Javier Subirats, por entonces encargado de la cantera del Valencia, para incorporarse al fútbol base del conjunto ché. Medraría en el escalafón a base de goles hasta que el 15 de junio de 1997 consiguió meter la cabeza en la primera plantilla. Debutaría de la mano de Jorge Valdano en la penúltima jornada liguera, en un partido frente al Real Oviedo en el que jugó unos minutos sustituyendo al más polémico que efectivo Leandro. Sumaría una aparición más en los compases finales del encuentro que clausuraba el campeonato, reemplazando en esta ocasión a Gaby Moya. Pasaría la siguiente temporada en el filial (coincidiría con nombres como Curro Torres, Xisco y Parri), donde marcaría cinco goles, teniendo que esperar para una nueva oportunidad hasta la 1998-1999, donde sería campeón honorífico de Copa del Rey al ser alineado por Rafa Benítez en sólo cuatro ocasiones a lo largo de la campaña.

Fuente: El País

Fuente: El País

Así las cosas, en el verano de 1999 tuvo que hacer las maletas para intentar hacerse un hueco en la elite. Acabaría recalando en el modesto Numancia acompañado de su compañero del filial Pepín, y complementando una nómina de refuerzos en el ataque que completaban nombres como el argentino Perico Ojeda o el rumano Barbu. Esa competencia hizo que se pensara que Andoni Goikoetxea tiraría de él como recurso, pero no fue así, y tuvo el estreno soñado: fue titular y marcó el gol de la victoria ni más ni menos que ante un rival regional como el Valladolid, pasando a la historia al ser el primer goleador del Numancia en Primera. Alternaría titularidades y suplencias, participando en el épico empate ante el Barça de Van Gaal (3-3) y marcando un doblete ante el Zaragoza en el que curiosamente se repitió ese marcador. Sin embargo poco a poco perdería su sitio, aunque eso no le impidió  ser el máximo goleador numantino con diez dianas.

Ese rendimiento le permitiría convertirse en fijo al año siguiente, en el que volvería a destacar viendo portería en siete ocasiones, aunque en el lado negativo le tocaría vivir la pérdida de categoría en una temporada convulsa en la que hasta tres entrenadores se sentaron en el banquillo de Los Pajaritos: Paco Herrera, Mariano García Remón y Celestino Vallejo. Como detalle, jugaría con Cataluña en el partido en el que los locales aplastarían a Lituania por un contundente 5-0.

Fuente: As

Fuente: As

Tras dos temporadas muy bien aprovechadas en lo personal, en 2001 iniciaría una nueva etapa en su carrera firmando por el Deportivo Alavés, donde compartiría línea ofensiva con nombres como Jordi Cruyff y Magno. A las órdenes de Mané bajaría su acierto de cara a gol, aunque lo compensaría al pasar del descenso a meterse en Europa en un temporadón de los “babazorros”. Personalmente volvería a destacar al sumar una decena de goles al año siguiente, aunque colectivamente le tocó vivir de nuevo el infierno de bajar a Segunda.

Fuente: Marca

Fuente: Marca

El nuevo técnico alavesista, Pepe Mel, encontraría en Navarro y Kiko su dupla atacante para llevar al equipo de vuelta a Primera, aunque el intento se quedó en eso porque la última plaza de ascenso se le llevó su ex-equipo. A la segunda sí fue la vencida, y de la mano del peculiar tándem Piterman-Cos el Alavés conseguiría el objetivo nuevamente con el delantero catalán como referente junto a Bodipo. Sería un viaje de ida y vuelta, y tras un año gris en Segunda se desvincularía del Alavés, fichando por el Hércules, que por entonces también militaba en la categoría de plata del fútbol español. En Añicante retomaría su vena goleadora, pero sin efectos a nivel de ascenso, por lo que en 2009 volvió a Cataluña para enrolarse en el Nastic, donde permaneció hasta 2011 aunque sin conseguir estar ala altura de lo esperado con su fichaje. Acabaría su periplo descendente incorporándose al Leganés de Segunda B, donde reivindicó su fama de goleador, aunque en un año donde los “pepineros” defraudaron acabando el año a mitad de tabla lejos del objetivo del play off. Al final de temporada puso punto final a su historia como futbolista, dejando década y media como profesional.

Fuente: ManresaInfo

Fuente: ManresaInfo

Empezando una nueva época en su vida, en mayo de 2013 sería presentado por el Gimnàstic de Manresa como entrenador del juvenil A, cargo en el que continúa en el actualidad en su intención de formarse como técnico.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: