Cromos inolvidables: Pernía

Pernía RecreativoHan tenido que pasar nueve meses, más o menos un embarazo, para que en esta sección tuviera su hueco el Real Club Recreativo de Huelva. Y es que, a pesar de ostentar el honor con total merecimiento de ser el Decano del fútbol español, sus únicas cinco temporadas en Primera hicieron que otros clubes con más trayectoria en la categoría le adelantaran en este peculiar repaso a jugadores de las cuatro últimas décadas del deporte rey en nuestro país. Tras pensarlo mucho, me he quedado con un futbolista que llegó a España de puntillas y sin hacer mucho ruido, y terminó su carrera habiendo disputado ni más ni menos que un Mundial con “La Roja”, Mariano Pernía.

Fuente: Olé

Fuente: Olé

Venir al mundo en un hogar tan futbolero como en el que lo hizo en Tandil ya señalaba al pequeño Mariano Andrés el camino a seguir. Hijo del “Tano” Pernía, defensa internacional argentino en los setenta que se quedó a las puertas de poder celebrar el famoso título del 78 en casa pero que lo ganó todo con Boca Juniors,  parecía que la genética le beneficiaba para poder destacar en este deporte. Sin embargo, sus inicios no fueron fáciles: tras dar sus primeras paradas al balón en su ciudad natal y trabajar en un lavacoches de su tío dio un paso adelante incorporándose a la cantera de San Lorenzo de Almagro, pero le fue imposible promocionar hasta el punto de tener que abandonar los potreros del Ciclón de Boedo rumbo a otro destino. Recaló en el barrio de Avellaneda para jugar en Independiente, y con el “Rojo” sí consiguió su objetivo de llegar a la elite: debutaría en 2000 de la mano de Osvaldo Piazza en el lateral zurdo, consiguiendo su primer gol en Primera en noviembre de 2001 contra Rosario Central, un gol que le valió un punto a su equipo.

Fuente: Olé

Fuente: Olé

Ya asentado en la primera plantilla, sus presencias en el once se redujeron con Américo Gallego en la dirección técnica. El “Tanito” formaría parte del plantel que alzaría el Torneo Apertura 2002, pero con falta de oportunidades de poder disfrutar de minutos en un grupo donde destacaban nombres que luego pasarían por la liga española como Gaby Milito, “Pocho” Insúa o Daniel Montegro. En el Clausura mejoraría sus números personales con Néstor Clausen, pero en lo colectivo las cosas no rodarían tan bien, reduciendo progresivamente su presencia, lo que le abriría las puertas a un nuevo destino.

Fuente: El Mundo Deportivo

Fuente: El Mundo Deportivo

En esa situación se cruzaría en su camino el Recreativo, que buscaba futbolistas en el mercado invernal que le ayudaran a salir de la cola de la tabla en Primera, categoría a la que habían vuelto tras casi un cuarto de siglo después de su única experiencia en la élite. De los tres refuerzos que Pepe Rivera se trajo de su “casting sudamericano” (los otros dos refuerzos serían el central paraguayo Zelaya y el delantero brasileño Joaozinho), el único que se convirtiría en imprescindible para Lucas Alcaraz sería Pernía. Debutaría como titular ante el Mallorca en el penúltimo partido de la primera vuelta, y a partir de ahí sólo se perdería dos partidos más, siendo clave en la histórica clasificación para la final de la Copa del Rey. En el partido más importante de la historia del Decano el argentino formaría parte de un once grabado a fuego en la memoria de los aficionados blanquiazules: Luque; Javi García, Loren, Alex Pereira, Merino, Pernía; Benítez, Diego Camacho, Viqueira; Raúl Molina y Mario Bermejo. Sin embargo, la historia fue cruel con los andaluces, y un penalti anotado por Pandiani tras mano de Loren fue el principio del fin, que confirmaron los tantos logrados en los últimos minutos del encuentro por Eto’o. La desgracia se consumo en la competición liguera, donde no se pudo lograr la permanencia, acompañando a Alavés y Rayo a Segunda, quedando como anécdota los goles conseguidos ante Osasuna y Villarreal


No quedaba más que intentar reponerse del mazazo, y el nuevo proyecto pensando en el ascenso se encargaría a Paco Herrera. Con una plantilla que conservaba sus principales puntales la temporada empezó con altibajos, que le costaron la cabeza al entrenador mediada la primera vuelta. La interinidad de Pepe Rivera dio paso a la era Kresic, que pese a tener un principio positivo no terminó por mejorar los datos de su antecesor. Con ambos técnicos Pernía fue indiscutible, formando línea con hombres como Iker Begoña y Loren, aunque al final de campaña la desilusión llegó con un insulso sexto puesto final, a catorce puntos del último puesto que daba derecho a soñar con volver a enfrentarse a los mejores de la Liga de las Estrellas.

Fuente: El Mundo

Fuente: El Mundo

El equipo no lo conseguiría, pero “Tanito” sí, porque fichó por el Getafe de Quique Sánchez Flores, convirtiéndose una vez más en fijo en la retaguardia. Sólo se perdería cinco choques en todo el año, siendo el segundo jugador más utilizado por detrás del sempiterno David Belenguer, marcando además tres goles. Pero lo mejor estaba por llegar, ya que con Schuster en el banquillo del Coliseum explotaría definitivamente, demostrando su infalibilidad a balón parado y yéndose a las once dianas desde la zona zurda de la defensa (el otro lateral lo ocupó el inefable Contra). Especialmente recordado fue el “voleón” que sorprendió a Víctor Valdes en la décima jornada, siendo el gol del honor azulón en la clara victoria culé. Sus actuaciones  le valieron el interés de equipos más grandes por incorporarle, y aunque parecía que recalaría en el Valencia, terminó haciéndolo en el Atlético de Madrid.

Fuente: Diario de Navarra

Fuente: Diario de Navarra

Antes de debutar con los colchoneros le llegaría una doble sorpresa: primero la concesión de la nacionalidad española y, unas semanas después, su convocatoria por Luis Aragonés para debutar con su nuevo país en el Mundial de Alemania por la lesión de Asier del Horno. Croacia fue el rival elegido para su estreno internacional, en un amistoso celebrado en Ginebra que no pudo ser mejor para él, ya que marcaría el gol que abriría una remontada culminada por Fernando Torres. Ya en tierrras germanas, sería titular en las claras victorias ante Ucrania y Túnez, aunque también lo sería en el fatídico cruce con Francia, que acabó con la eliminación hispana.

Pernía Atlético

De vuelta a casa, no pudo repetir el éxito logrado al sur de Madrid, siendo sus apariciones demasiado intermitentes con Javier Aguirre. Fue más habitual en la 2007-2008 (jugó en Europa por primera vez disputando la Copa de la UEFA y consiguió billete para la máxima competición continental), también con el mexicano en el banco del Calderón, aunque nunca pudo igualar la efectividad que le había permitido enfundarse la “roja”. Al año siguiente quemó una nueva etapa en su trayectoria al poder escuchar la sintonía de la Champions tras eliminar al Schalke 04 en la previa, aunque los rojiblancos quedaron eliminados en la fase de grupos. Aguirre sería reemplazado a mitad de ejercicio por Abel Resino, y de su mano el Atlético volvió a acabar entre los mejores, sólo superado por los dos grandes y el Sevilla.

Fuente: Noticias24

Fuente: Noticias24

Ese verano Pernía volvería a Argentina, como cada año, para disfrutar sus vacaciones. Pero allí un suceso estuvo a punto de truncar su vida: sufrió un accidente de tráfico a 70 kilómetros de Tandil que acabó con su ingreso en el hospital con una fractura de clavícula y de la quinta vértebra cervical, además de un neumotórax en el pulmón izquierdo (curiosamente su hija Tiziana y su sobrino Tadeo, que viajaban con él, no sufrieron heridasa graves). El club se volcó en su recuperación, pero tras un año perdido, y con 32 en el DNI, no le renovó el contrato que finalizaba en junio, diciendo adiós a nuestra liga.

Fuente: Infodeportes

Fuente: Infodeportes

Tras un breve paso por Nacional de Montevideo  en el Apertura uruguayo (sería alineado sólo en siete ocasiones), retornaría a la liga argentina para jugar con Club Atlético Tigre desde enero de 2011. Disputaría nueve encuentros con la camiseta del Matador de Victoria marcando un gol, precisamente contra su “odiado” Racing de Avellaneda. Pero, cansado del fútbol, decidió retirarse al final del Torneo Clausura.

Pernía piloto

¿Y a qué se dedica ahora el bueno de Pernía?. Pues, irónicamente, su terrible accidente no le quitó el amor por el motor que comparte con su famoso padre. Empezó por lo más bajo disputando la Linea Competizione con una Fiat, que cambió en 2012 por la Copa Coronación, consiguiendo triunfos de prestigio. El año pasado compitió en la C2 Turismo Nacional y en 2014 sigue metido de lleno en el mundo del automovilismo, pasión que ha hecho que olvide los momentos vividos con un balón en los pies.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: