Cromos inolvidables: Santoro

Santoro HérculesRemato la sección de futbolistas que ficharon por un equipo español después de estar presente en una Copa del Mundo con el argentino Santoro, portero del Hércules de Alicante en su época dorada de mediados de la década de los setenta. Miguel Ángel Santoro Marcote vino al mundo en Sarandí un 27 de febrero de 1942, y como buen oriundo de Avellaneda se decantaría por uno de los dos equipos de este populoso partido, Independiente. Tras formarse en sus potreros a los 20 años debutaría con el “Rojo”, en un encuentro ante Argentinos Juniors que acabó sin goles. Asentado ya en el primer equipo, un año más tarde sería el arquero titular del equipo que levantaría el Nacional tras una histórica y polémica goleada a San Lorenzo de Almagro (9-1) en la última jornada del campeonato. No pararían ahí sus logros, porque en 1964 su figura emergería en la final de la Copa Libertadores disputada frente a Nacional, manteniendo su marco imbatido en los dos encuentros decisivos. Repetiría éxito en la siguiente campaña, siendo decisivo en las semifinales ante Boca Juniors al parar un penalti y levantando su segundo trofeo continental a costa del Peñarol de otro personaje que ha pasado por este blog, Mazurkiewicz.

Santoro IndependienteComo integrante de los “Diablos Rojos” agrandaría su leyenda con tres títulos nacionales más (1967, 1970 y 1971), otras dos Copa Libertadores (1972 y 1973), una Copa Interamericana (1972), cerrando su palmarés “americano” con la consecución de la Copa Intercontinental ante una Juventus que había sustituido al campeón europeo, el Ajax de Amsterdam (los holandeses renunciaron por problemas económicos). Todos esos méritos le sirvieron para ser convocado por Argentina para el Mundial que debía disputarse en la por entonces República Federal de Alemania, siendo el más veterano de la tripleta de porteros seleccionada por Vladislao Cap (la completaron Carnevali y Fillol). No llegó a debutar en la cita germana a pesar de haber sido habitual en la fase de clasificación por una lesión sufrida en Granada que hizo que Carnevali le ganara la partida, pero pese a esa decepción daría un paso adelante en su carrera en el verano de 1974 al ser traspasado al Hércules.

Fuente: El Mundo Deportivo

Fuente: El Mundo Deportivo

Llegó a Alicante con un halo de estrella que él mismo intentó eliminar. En el conjunto alicantino le tocaría lidiar con un hueso duro de roer como el paraguayo Humberto de la Cruz, lo que dejaba la elección en las manos de Arsenio Iglesias. Fue titular en los tres primeros encuentros ligueros, aunque los resultados no acompañaron. Santoro perdió su puesto por el gol encajado ante el Zaragoza que supuso la derrota de su equipo, no volviendo al once hasta la última jornada de la primera vuelta, curiosamente con victoria en el derbi regional ante el Elche. A partir de ahí sólo se perdería un choque más, contribuyendo de manera decisiva a la brillante clasificación liguera de los blanquiazules, que finalizarían el campeonato en quinta posición empatado a puntos con la Real Sociedad y a uno sólo del Barça, tercer clasificado.

Santoro 1976Asentado en la portería del Rico Pérez, sin embargo una goleada sufrida en el Santiago Bernabéu volvió a dar con sus huesos en el banquillo, siendo reemplazado por Deusto. No volvería a enfundarse los guantes para salir de inicio hasta el tramo final de liga, donde fue indiscutible para conseguir un destacado sexto puesto final. El inicio de la temporada 76-77 le devolvió a la suplencia por su condición de extranjero, situación que cambió a principios de noviembre cuando obtuvo la nacionalidad española. Una semana después de cumplir este trámite burocrático volvió a saltar al terreno de juego para jugar en Copa ante el Talavera, y otra después retornaría en liga por la lesión sufrida por Deusto en Burgos. Se mantendría en el once durante una quincena de partidos, pero acabó el año viendo a sus compañeros desde la banda al apostar Arsenio por sus dos compañeros.

Fuente: El Mundo Deportivo

Fuente: El Mundo Deportivo

Pese a tener contrato en vigor, y después de haberlo meditado durante un tiempo, a principios de agosto de 1977 decidió romper su vinvulación con el Hércules, alegando incapacidad de rendir al nivel que él mismo se exigía. En un decisión complicada y llena de honradez, “Pepé” decidía colgar las botas, dejando atrás quince años como futbolista profesional.

Santoro entrenadorDe regreso a Avellaneda,  volvería al club de sus amores para incorporarse al staff técnico, llegando incluso a dirigir al primer equipo en 1980. Tras ello sería director de las divisiones inferiores, puesto que abandonó varias veces para ser el “apagafuegos” del “Rojo”: reemplazaría en dos ocasiones a César Menotti y después a Jorge Burruchaga en el año 2007, logrando mantener invicto al equipo en nueve jornadas. En abril de 2008 le tocaría volver a tomar el timón como sustituto de Pedro Troglio, corrigiendo el rumbo de la nave y colocando al “Rey de Copas” en quinta posición y a solo cuatro puntos de cabeza. La llegada de Claudio Borghi a la banca del Estadio Libertadores de América hizo que abandonara la entidad para ocupar el cargo de entrenador de porteros de las selecciones nacionales juveniles. Sin embargo, tres derrotas consecutivas dejaron fuera de juego al “Bichi”, lo que obligó a Santoro a volver a salir al rescate para dirigir al equipo en las últimas jornadas del Apertura y las primeras del clausura. Su último encuentro lo dirigió ante Newell’s el 20 de marzo de 2009, y no pudo hacerlo de mejor manera, ya que sus hombres vencieron por un contundente 4-1.

Fuente: CA Independiente

Fuente: CA Independiente

El 9 de diciembre de 2012, el día que se cumplía medio siglo de su debut en Independiente sustituyendo a Osvaldo Toriani recibió un merecido homenaje de su hinchada, quedando esa fecha institucionalizada como Día del Arquero de Independiente. Recibió una placa en la que se recogía este texto: “Club Atlético Independiente a Miguel Angel Santoro a 50 años de tu debut en primera. Arquero, Capitán, Técnico, Amigo, pero antes de todo eso, una Persona de Bien. Gracias Pepé por toda tu grandeza. 1962-2012″, una muestra de la importancia de una figura que ha dejado buen recuerdo allá por donde ha pasado, tanto deportiva como humanamente.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: