Cromos inolvidables: “Pato” Abbondanzieri

Cromo AbbondanzieriEscudriñando los cuatro puntos cardinales de España encontré un equipo sobre el que aún no había escrito. Quizá por la fobia que los racinguistas tenemos al Getafe desde la aciaga eliminatoria copera de la temporada 2007-2008 había obviado al club azulón, pero lo cierto es que una vez descubierto no me quedó más remedio que escribir sobre Roberto “Pato” Abbondanzieri, guardameta argentino que llegó a la Liga española justo después de defender la portería de la albiceleste en Alemania 2006.

Fuente: Old School Panini

Fuente: Old School Panini

Santafesino de nacimiento (y con un “c” originariamente en su apellido que cambiaría por una más exótica “z”), se formaría en los potreros del Club Atlético Las Parejas para pasar a los 16 años a las categorías inferiores de Rosario Central. Fue convocado para disputar la Copa Mundial de Fútbol Sub-16 de 1989 de Escocia, disputando los tres partidos de la fase de grupos donde Argentina terminó en segundo lugar. En cuartos de final esperaba Portugal, que dejó en la cuneta a los argentinos al ganar por 2-1 (los goles fueron de Figo y de Tulipa, que muchos años después recalaría en el Salamanca). De vuelta a Rosario, fue escalando en el esquema “canalla” hasta debutar con la primera plantilla a finales de 1994, compartiendo puesto con otro viejo conocido de los aficionados españoles como Bonano. Ambos se turnarían en la portería, y aunque el “Pato” se haría con el puesto en Clausura 1995, sería el “Tito” quien fuera titular en la Copa CONMEBOL que los rosarios arrebataron a los brasileños del Atletico Mineiro.

Permanecería en Central hasta que a principios de 1997 Boca Juniors compró su pase para llenar el hueco que había dejado libre el “Mono” Montoya. Otra vez le tocó rotar, primero con Sandro Guzmán y después con el colombiano Oscar Córdoba. A la sombra del cafetero ganaría su primer título nacional, el Apertura 1998, beneficiándose de la lesión de su compañero en el Clausura 1999 para ser fundamental en la consecución del campeonato. Sin embrago, su progresión se frenaría por una lesión  en el hombre sufrida en un Superclásico ante River que le dejó K.O. un año. De vuelta a la actividad formaría parte del equipo que en 2000  firmó un irrepetible triplete de Apertura, Copa Libertadores y Copa Intercontinental (trofeo este último arrebatado al Real Madrid de los Galácticos), aunque vería la mayor parte del ejercicio desde el banquillo. Córdoba seguía inamovible en las grandes citas, y así en 2001 volvió a ser fundamental en la consecución de la segunda Libertadores, con el Pato como testigo nuevamente desde la banda.

Abbondanzieri campeónEl traspaso al Perugia de su rival dejó via libre por fin a Abbondanzieri, que se asentaría bajo palos, siendo fijo  en el Torneo Apertura que volvió a coronar a los xeneizes. Su campaña de ensueño se completó de la mejor forma posible: levantó su primera Copa Libertadores como titular y culminó su hazaña en la Copa Intercontinental, donde fue el héroe para vencer al Milán en la tanda de penaltis al detener los lanzamientos de Andrea Pirlo y Alessandro Costacurta. Esos méritos fueron más que suficientes para ser elegido como mejor portero del año de América del Sur.

La guinda del pastel fue su debut en la selección nacional absoluta, que se produjo el 6 de junio de 2004 en partido disputado en Buenos Aires contra la selección paraguaya y que finalizó sin goles. Sería titular en la albiceleste que sería subcampeona de la Copa América apenas un mes después. En otra tanda de penaltis dramática Brasil se llevó el gato al agua gracias a los fallos de Heinze y D’Alessandro. Aún le daría tiempo a terminar el año luchando por la Copa Sudamericana, que en esta ocasión pasó a engrosar su creciente palmarés al remontar Palermo y Tévez el solitario gol de Horacio Chiorazzo para el Bolívar en el partido de ida.

Con un equipo de ensueño los de Bianchi seguirían creciendo ganando el Apertura 2005, la Recopa Sudamericana y su segunda Copa Sudamericana, donde el “Pato” sacó lo mejor de su mismo: no sólo detuvo dos penaltis en la tanda definitiva ante el Cruz Azul, sino que fue hombre clave al anotar la pena máxima decisiva batiendo a Sergio Bernal. Un nuevo Clausura fue la mejor preparación para afrontar su estreno mundialista en Alemania, donde fue insustituible para José Pekerman. Tras superar la fase previa y a México en octavos los anfitriones frenarían el avance de los sudamericanos, nuevamente desde el punto fatídico, gracias a los fallos de Ayala y Cambiasso. Desgraciadamente, en esta tanda el portero argentino fue Leo Franco, porque el de Santa Fe se lesionó mediada la segunda parte después de un choque con Klose.

Abbondanzieri GetafeLas ganas de afrontar un nuevo reto tras haberlo ganado todo en Boca le llevaron a aceptar el reto del Getafe, que lo incorporó a cambio de 3 millones de euros tras la Copa del Mundo. Con casi 34 años se convertía en un fichaje atípico, pero su currículum hacia presagiar el acierto de su incorporación. Olvidados sus problemas físicos dio la razón a quienes habían apostado por él al ganar el Trofeo Zamora y ser pieza clave en una histórica temporada que llevó a los azulones a plantarse en la final de Copa tras protagonizar la machada ante el Barça en semifinales. Pese a perder ante el Sevilla con un solitario gol de Kanouté, los de Schuster lograron billete para la Copa de la UEFA.

Pese a su triunfante temporada, coronada con un nuevo subcampeonato continental, la sombra del banquillo volvería a cernerse sobre él con el fichaje del joven Ustari. Abbondanzieri tiró de galones para seguir siendo indiscutible en Liga, mientras que su compatriota quedó relegado a la Copa del Rey. Le tocó vivir una noche amarga en cuartos de final de la UEFA con una mala actuación ante el Bayern que permitió a Luca Toni anotar dos tantos en la prórroga que dejaron a los azulones con las ganas de llegar a semifinales (ese partido le perseguiría de ahí en adelante). Ese gafe siguió en su segunda final de Copa del Rey consecutiva, aunque en esta ocasión ni siquiera se enfundó los guantes para defender la portería madrileña y le tocó presenciar la derrota ante el Valencia desde la barrera.

Fuente: Infobae

Fuente: Infobae

La mala racha seguiría nada más empezar la 2008-2009. Jugando las eliminatorias de clasificación para Sudáfrica 2010 sufriría una grave lesión ante Paraguay al chocar en una jugada desafortunada con el guaraní Morel, convirtiéndose en su último encuentro con la camiseta de Argentina. Volvería a una alineación inicial seis jornadas más tarde, asentándose nuevamente en la portería hasta que el interés de Boca y una aciaga tarde en Soria que acabó con su expulsión aceleraría su despedida del Getafe. Pese a pedir que el club recurriera la sanción para poder jugar ante el Racing y así poder agradecer a la afición del Coliseo su apoyo, este hecho no se produciría, saliendo de la entidad por la puerta de atrás.

Fuente: Fútbol Argentino

Fuente: Fútbol Argentino

Su regreso a Buenos Aires no fue lo exitoso que hubiera deseado, y tras apenas un año con más sombras que luces fue traspasado al Internacional de Porto Alegre. Fue titular con el uruguayo Jorge Fossati hasta su destitución, siendo sustituido por Renan con la llegada de Celso Roth al “Colorado”, lo que le impidió ser titular en la final que le dió su cuarta y última Copa Libertadores. Aguantó en el club hasta la disputa del Mundial de clubes en diciembre del 2010, quitándose los guantes definitivamente tras disputar  los últimos minutos del partido por el tercer puesto del torneo frente al Seongnam Ilhwa Chunma surcoreano.

Fuente: Olé

Fuente: Olé

El 25 de junio de 2011 tuvo un merecido homenaje en el Argentino Athletic Club de su localidad natal, participando en él lo más granado del fútbol argentino en medio de un ambiente festivo. La retirada le permitió cumplir su sueño de competir en el mundo del motor, compartiendo esa vieja afición con un antiguo compañero como Martín Palermo. Este dúo se reencontraría cuando el “Loco” fue nombrado entrenador de Godoy Cruz a finales de 2012, aunque no podrían terminar su trabajo al no serle renovado su contrato en diciembre del año pasado. Sin embargo, hace unos días trío xeneize formado por Palermo, Abbondanzieri y Schiavi desembarcó en Arsenal de Sarandí con el reto de afrontar los octavos de final de la Copa Libertadores ante la Unión Española de Chile  y revertir el mal momento en el Torneo Final.

 

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: