Cromos inolvidables: Pedro José

Fuente: Todocoleccion

Fuente: Todocoleccion

Si algo me causa admiración en el mundo del fútbol son esos futbolistas que entregan su vida a una institución, y más si lo hace a un club pequeño. Esas dos circunstancias confluyen en el personaje que analizo hoy: un rocoso mediocentro que con el tiempo se reconvirtió en central, y que tuvo el orgullo de llevar al equipo de su pueblo desde la Tercera División hasta la mismísima Liga de las Estrellas.

Pedro José Lorenzo Galán, nacido en la localidad pacense de Torremejía el 19 de noviembre de 1967 tuvo su primer contacto serio con el mundo del fútbol en el Club de Fútbol Pizarro de Mérida, desde donde ingresó en el CF Extremadura, con sólo 18 años. Allí pasaría por los campos de Tercera hasta que en 1990 formara parte del equipo que consiguió el ascenso a Segunda B, donde permanecería durante cuatro temporadas. Los azulgrana promocionarían en dos ocasiones y finalmente en 1994, tras ser campeón de la liga regular, superaría a Unión Popular de Langreo, Manlleu y Numancia para llegar a Segunda, con lo que Pedro José llegaba a la profesionalidad por la puerta grande.

No fue un año fácil, pese a empezar bien de la mano de Paco Chaparro el equipo afrontaba el final de la primera vuelta en puestos peligrosos, lo que acabó con la destitución del sevillano. La evolución de nuestro protagonista fue a la inversa: tras no participar en los primeros partidos se convirtió en vital en la medular extremeña primero para Chaparro y después para Campillo, aportando incluso un gol a la salvación del equipo.

Fuente: Don Balón

Fuente: Don Balón

La 95-96 sería la de la llegada a Almendralejo de un hombre que cambiaría para siempre la historia de esta modesta entidad: Josu Ortuondo. Pedro José se convertiría en la extensión del técnico vasco en el campo, ya que sólo se perdió un encuentro, por acumulación de amonestaciones. El Extremadura firmaría un año de ensueño para acabar en quinta posición, viéndose favorecido por la imposibilidad del Real Madrid B de jugar la promoción. Allí le esperaba el Albacete Balompié de Zalazar, Bjeliça y Josico, que partía con la vitola de favorito pese a un año complicado en el que Iñaki Sáez había sido elegido para enderezar el rumbo de una nave que había naufragado con Benito Floro, creador del famoso “Queso Mecánico”. Sin embargo, Manuel lideró la sorpresa en la ida, que se confirmaría en la vuelta con un zapatazo de Tirado de falta en el Carlos Belmonte que haría que el cuadro azulgrana se convirtiera en el segundo club extremeño tras el Mérida en jugar en la máxima categoría del fútbol español.

El sueño de este alopécico mediocampista se haría realidad a los 28 años, el 1 de septiembre de 1996, en el Rico Pérez de Alicante. La felicidad del debut no fue acompañada de un buen resultado, ya que el Hércules vencería por 2-1 con goles de Manolo Alfaro y del tristemente desaparecido Pavlicic. Pero aparte de ese desafortunado estreno, pudo disfrutar de jugar en escenarios como el Camp Nou, el Santiago Bernabéu o el Vicente Calderón, algo impensable cuando jugaba en campos de Tercera. Su saber estar sorprendió, destapándose incluso como goleador al marcar ante el Logroñés el tanto que abrió la goleada sobre los riojanos (3-0), el mejor resultado conseguido por los pacenses ese año (ese marcador también se dio ante el Español). También consiguió “mojar” en el Calderón, pero el “Cholo” Simeone impidió su día de gloria a la orilla del Manzanares. Sin embargo, en lo colectivo no se pudo lograr el milagro, y el Extremadura no tuvo opciones reales de permanencia, acompañando a Rayo Vallecano, Hércules, Sevilla y Logroñés a Segunda.

Fuente: El Mundo Deportivo

Fuente: El Mundo Deportivo

Un joven técnico madrileño, Rafa Benítez, tomó el relevo de Ortuondo para intentar repetir el milagro. No lo hacía con un gran currículum, después de haber fracasado en su paso por Valladolid y Pamplona, pero pronto consiguió forjar un bloque sólido, con hombres como Amador, Óscar Montiel, Juanito, Félix, Eraña o el goleador Gluscevic. El papel de Pedro José se redujo un poco, pero aún así fue importante en el grupo, aportando además tres goles al objetivo común. Un objetivo que se materializó en la penúltima jornada, donde precisamente un solitario tanto del de Torremejía con su pierna mala, la izquierda, llevaba el delirio a los dos mil aficionados que viajaron a O Couto y a los que esperaban en Almendralejo.

Gaspercic, David Castedo, Kalla y Velamazán llegaron para asentar el proyecto extremeño en Primera.  Sin embargo, llegado el parón invernal los de Badajoz eran farolillo rojo, lo que provocó la incorporación de tres futbolistas para intentar reconducir la situación: Ouattara, Esposito y Viaud. Precisamente la llegada del francés sacó al héroe del ascenso del once de Benítez, aunque de poco sirvió todo: un empate en la penúltima jornada en Riazor dejaba todo para el último encuentro liguero. En un dramático partido Craioveanu y Albelda dejaron sentenciados a los de Benítez, haciendo inservible el doblete de Gabrich por la polémica victoria del Alavés ante la Real Sociedad.

Fuente: As

Fuente: As

Fue el adiós definitivo de Pedro José a la élite del fútbol patrio, dos temporadas más tarde el Extremadura volvía a los orígenes al descender a Segunda B. El eterno capitán se mantuvo al frente del club que le llevó a la gloria hasta el verano de 2004, cuando dejó definitivamente el que había sido su hogar durante casi dos décadas. Jugaría una temporada en la UD Mérida y otras cinco más en el humilde Imperio de Mérida, colgando las botas a los 42 años, aunque antes se dió el lujo de jugar con la selección de Extremadura en el primer partido de su historia, que se saldó con victoria por 2-1 ante Guinea Ecuatorial.

Fuente: El Periódico de Extremadura

Fuente: El Periódico de Extremadura

En julio de 2010 el hijo pródigo volvía a casa, aunque en esta ocasión como ayudante de Juan Marrero. Esta situación se repetiría en el Arroyo Club Deportivo, hasta que en enero de este año Marrero dimitió de su cargo, siendo sustituido por José Francisco Grao, “Pato”. A su lado ha continuado Pedro José, y juntos han conseguido remontar posiciones, sacando al equipo cacereño de los puestos de descenso después de sumar seis jornadas sin perder.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Trackbacks / Pingbacks

  1. Cromos inolvidables: Canabal | Libreta en blanco - 8 mayo, 2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: