Cromos inolvidables: Kosecki

Cromo KoseckiLa relación entre Polonia y Osasuna es una de las más prolíficas entre país y equipo de la historia reciente del fútbol español. La llegada de Urban en 1989 dio paso al aterrizaje en El Sadar de otros compatriotas, entre los que este jueves he elegido a uno de los más conocidos y carismáticos de su momento, Roman Kosecki. Producto de la cosecha de 1968, RKS Mirkow, RKS Ursus y Gwarda Varsovia vieron su evolución como futbolista antes de desembarcar en el Legia de Varsovia en 1988, donde consiguió debutar con su selección y disputar competiciones europeas a nivel de club. En sólo dos temporadas hizo las maletas para tener su primera experiencia en el extranjero, viajando a Turquía para ponerse la camiseta del Galatasaray con un contrato de cesión, marcando 15 goles en la competición liguera y otros 4 en la Recopa.

En el verano de 1992 se abrió para él la posibilidad de jugar en España: Osasuna estaba buscando un refuerzo para su delantera, y recurrió a Jan Urban para pedir consejo. Así surgió el nombre de Kosecki, y los directivos rojillos se pusieron manos a la obra para cerrar la operación. Era la época en la que Polonia jugaría la final de los Juegos Olímpicos de Barcelona con su dupla mágica formada por Juskowiak y Kowalczyk, así que parecía el momento adecuado para desembarcar en nuestra liga.

Fuente: El Mundo Deportivo

Fuente: El Mundo Deportivo

El mismo día que España ganó la final olímpica  con el mítico gol de Kiko, las buenas noticias llegaron para nuestro protagonista. Fermín Ezcurra, presidente de Osasuna, confirmaba la llegada de Kosecki, y pese a afirmar que se convertía en el “fichaje más caro en la historia del club”, no desveló la cantidad pagada por la entidad navarra (se habló de una cifra superior a los 100 millones de pesetas). Casado y con tres hijos (luego veremos que uno de ellos empieza a sonar con fuerza en el mercado), rubricaba un acuerdo por tres temporadas. Una semana después aterrizaba en Pamplona, reafirmándose en el papel decisivo de su paisano Urban en el cierre de la operación.

Fuente: Colgados por el fútbol

Fuente: Colgados por el fútbol

Tras apenas una semana de adaptación Zabalza consideró que había llegado el momento de hacerle saltar al césped de El Sadar. El estreno ante Nacional de Montevideo fue positivo, y el entrenador rojillo confirmó las esperanzas puestas en el delantero, del que afirmó que sería “una pieza importante en el equipo”. Tras las probaturas era hora de demostrar su valía en competición oficial: el 6 de septiembre de 1992 entraba en el once inicial en El Molinón, en un encuentro que acabó con empate a cero. El siguiente domingo se produjo se estreno en casa ante el Albacete, con victoria local gracias a un doblete de Urban y al gol de Merino. Pese a fallar dos ocasiones, las sensaciones fueron buenas, destacando su gran velocidad en el desmarque, y más teniendo en cuenta que tras terminar el partido se supo que había jugado infiltrado por una luxación en su clavícula izquierda.

No pudo estar ante el Depor por este problema, pero volvió en la siguiente jornada, convirtiéndose en fijo (sólo se perdió el partido ante el Logroñés por una rotura de fibras) y marcando su primer tanto ante el Celta en la goleada (3-0) al conjunto gallego. En medio de ese proceso de aclimatación le dió tiempo incluso a plantar cara a la Federación Polaca de Fútbol, defendiendo los derechos de los futbolistas ante el ente federativo.

Su integración en la ciudad llegó hasta el punto de que dió rienda suelta a una de sus pasiones, el rock. Acompañado del grupo Sátira llegó a tocar unas canciones a la guitarra en una discoteca que fueron aplaudidas por integrantes de Barricada y Tahúres Zurdos presentes en la sala. Mucho se habló de esta afición musical,

Fuente: El Mundo Deportivo

Fuente: El Mundo Deportivo

Volviendo a la Liga, a su gol inicial se unirían cuatro más en la primera vuelta, incluyendo el que estuvo a punto de forzar el empate en el Camp Nou (ya había jugado y marcado en ese estadio con el Legia en encuentro de Recopa de Europa, aunque el árbitro lo anuló de forma equivocada). En la segunda vuelta completó su bagaje ofensivo viendo tres veces más portería, aunque sólo en una ocasión sirvió para que Osasuna puntuara. Su buen rendimiento no pasó desapercibido, y en mayo de 1993 se rumoreó con el interés del Valencia, que pretendía su fichaje con un trueque en el que los che incluirían al navarro Ibáñez y a Rommel Fernández.

Ese interés no cristalizó, y una semana más tarde Osasuna visitó el Calderón. Pese a la victoria local in extremis gracias a un gol de Donato, Kosecki dió muestras de su velocidad y verticalidad, siendo uno de los protagonistas del choque pese a no marcar. Los colchoneros se unieron a la lista de pretendientes, aunque desde la directiva de Osasuna se remitía al pago de su claúsula, situada en 400 millones de pesetas.

Fuente: Youtube

Fuente: Youtube

Pese a la opinión de Urban, que le aconsejó decantarse por un club más serio que el Atlético de Jesús Gil, terminó recalando en la ribera del Manzanares. De nada sirvieron tampoco los cánticos de los hinchas: el jugador estuvo a punto de recurrir al famoso artículo 1006 para desvincularse de Osasuna, aunque finalmente el problema se resolvió con un traspaso cifrado en 300 millones de pesetas, de los que 30 irían al Legia.

Pese a partir del banquillo en sus primeros partidos, pronto empezó a dar muestras de su valía, marcando en la Copa de la UEFA ante los escoceses del Heart. Pese a que no sirvió para enderezar el rumbo de ese choque, que el Atleti terminó perdiendo, fue el arranque de su trayectoria como colchonero. A partir de ahí encontró un sitio en el esquema de los seis entrenadores que dirigieron al equipó ese año: Jair Pereira, Cacho Heredia, Emilio Cruz, Romero, Ovejero y D’Alessandro. Pese a confirmarse el aviso de Urban, no fue un mal año para Kosecki, que acabó con 10 goles en su haber, a sólo uno del Pichichi rojiblanco, el mexicano Luis García. En el lado negativo, protagonizó un feo incidente con un seguidor durante el transcurso de un entrenamiento.

Fuente: El Mundo Deportivo

Fuente: El Mundo Deportivo

Su papel se redujo en su segunda temporada, en otra temporada donde hubo baile de entrenadores: Maturana, D’Alessandro, Basile y Aguiar. Con cuatro dianas y dos expulsiones, y en un conjunto en plena descomposición, su nombre entró en la lista de descartes. Tampoco se mostró muy centrado en esos meses, volviendo a las andadas durante un viaje con su selección a Brasil, donde se le acusó de molestar a dos pasajeros del avión que trasladaba a la expedición polaca a Recife.

Fuente: Midi Libre

Fuente: Midi Libre

Con ofertas de varios paises, finalmente de decantó por el Nantes, donde jugaría un año antes de pasar al Montpellier. Ni en uno ni en otro equipo volvió a ser el futbolista que había deslumbrado en España con sus rápidas cabalgadas y sus características tobilleras blancas, y decidió volver a casa para emprender una segunda etapa en el Legia.

Fuente: Chicago Fire

Fuente: Chicago Fire

Pese a barruntarse la retirada, a Kosecki todavía le quedaba algo que decir en el mundillo del fútbol, y decidió hacer las maletas de nuevo para jugar en la MLS estadounidense. Con Chicago Fire demostró la clase que aún atesoraba, marcando el primer gol en la historia de la recién inaugurada franquicia de Illinois. Anotaría once tantos más en sus dos campañas en EEUU, tras las que se retiró de los terrenos de juego en 1999.

Fuente: Polskaviva

Fuente: Polskaviva

Alejado del deporte, inició una carrera política que le llevó a ser diputado por la Plataforma Cívica en 2005. Llegó incluso a optar en 2012 a la presidencia de la Federación Polaca de Fútbol, pero perdió ante toda una leyenda como Zbigniew Boniek. En la actualidad la saga Kosecki sigue sonando en la escena futbolística gracias a su hijo Jakub, centrocampista del Legia Varsovia que ha jugado como cedido en el LKS Lodz y en el Legia Gdansk, y que ya ha debutado con la selección y disputado Champions.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: