Cromos inolvidables: Peternac

Fuente: todocoleccion.net

Fuente: todocoleccion.net

Ser el máximo goleador de la historia en Primera de un club es una tarea ardua y complicada. Conseguirlo habiendo militado sólo cinco temporadas en esa entidad está al alcance de aún menos futbolistas, y uno de ellos es nuestro protagonista hoy.

Alen Peternac nació en Zagreb a principios de 1972, y en la capital croata se desarrolló como futbolista, debutando con el Dinamo a los 17 años. Pese a todo no consiguió afianzarse en el cuadro azul, lo que le obligó a salir cedido al Segesta, donde se reencontró con su mejor versión anotando 20 goles. De regreso a Zagreb, Peternac jugaría una última temporada antes de emprender la aventura de salir al extranjero.

Con una liga y una Copa de Croacia bajo el brazo llegó a un equipo que debía jugar ese año por el ascenso pero que, por mor de un verano convulso, terminaría enrolado en la Primera de veintidós equipos. Lo hizo junto a su compañero Halilovic, y con Asanovic (llegado del eterno rival Hadjuk Split), culminando la tripleta balcánica.

Fuente: El Mundo Deportivo

Fuente: El Mundo Deportivo

No tardó en destaparse como un goleador implacable, si bien en la primera parte del campeonato no terminó de explotar con Benítez en el banquillo, dejando su marcador en seis dianas. El fichaje de Cantatore le vino bien al equipo y al croata, que se salió literalmente con la llegada del nuevo año: en una semana de ensueño un hat-trick ante el Racing fue culminado por un doblete en la jornada siguiente ante el Atlético en el Calderón. Aunque parecía difícil, superó esa actuación en los dos últimos encuentros ligueros: en la penúltima jornada se convirtió en protagonista marcando ni más ni menos que cinco goles en la histórica goleada conseguida en Oviedo (3-8), que además aseguró la permanencia pucelana. En la despedida del campeonato anotaría dos tantos más ante el Betis, cerrando su año con 23 goles, siendo superado sólo por Pizzi (31), Mijatovic (28) y Bebeto (25).

 

La siguiente temporada no fue tan positiva en lo personal para Peternac, donde además se acentuó la fama de vividor que siempre le acompañó en Valladolid. Pese a repetir cifra goleadora en una primera vuelta, una luxación en el hombro ante el Betis le dejó fuera de juego durante poco más de un mes. De vuelta a los terrenos de juego, sus participaciones quedaron limitadas dada la estabilidad de un equipo que consiguió, por tercera vez en su historia, clasificarse para una competición europea, la Copa de la UEFA.

Fuente: El Mundo Deportivo

Fuente: El Mundo Deportivo

El croata volvió por sus fueros en la 97-98, pero se quedó con la espina de no haber conseguido marcar en Europa. Clavó sus 13 goles ligueros en la siguiente campaña, lo que provocó que varios equipos se interesaran por su contratación. Su negativa a renovar, y la certeza de que firmaría al final de temporada con otro equipo, hizo que Goyo Manzano no contara con él, creando situaciones complicadas para el ariete, como la imposición de una multa económica por superar en cuatro kilos su peso ideal. A mediados de septiembre la situación parecía cambiar al disputar minutos en dos encuentros consecutivos, pero fue flor de un día, ya que pronto volvió al ostracismo por nuevos problemas físicos, esta vez en la espalda.

La mala clasificación de los vallisoletanos hizo que volviera al once, y que además se retomaran conversaciones para su continuidad. Se esperaba una reunión entre su representante, Zoran Vekic, y la directiva blanquivioleta para terminar de negociar los flecos del acuerdo, y eso propició que el delantero recuperara su rol en el equipo. Estrenó incluso su casillero en Copa del Rey, logrando el tanto del empate en la ida de la eliminatoria ante el Real Unión de  Irún. Sin embargo, la situación volvió al punto de partida, y desde la vuelta de Navidades sólo sumó dos partidos más.

Fuente: losblanquillos.com

Fuente: losblanquillos.com

Finalmente abandonó Zorrilla, con 55 goles en el zurrón, pero con las malas sensaciones de su último año. Firmó por el Zaragoza, adonde llegaba con la difícil misión de sustituir a Savo Milosevic. Con cuatro jornadas disputadas, la destitución de Juanma Lillo, su máximo valedor, le dejaron a los pies de los caballos. Luis Costa apenas contó con él, apostando por la dupla Jamelli-Juanele, aunque peor aún se puso la cosa con la llegada de Esnaider en el mercado invernal. Las oportunidades brillaban por su ausencia, y Peternac sólo consiguió ver puerta en Copa ante el modesto Beasaín, su única aportación al título copero logrado por los maños.

Sin opciones, y tras ser descartado, la siguiente temporada fue cedido al Real Murcia de Segunda División. En el club pimentonero tampoco consiguió reivindicarse: en un año complicado, donde hubo tres técnicos en el banquillo de La Condomina (Pedro Braojos, Eduardo González y David Vidal), el croata sólo pudo sumar dos goles, cediendo el protagonismo a un futbolista más modesto, el también ex-zaragocista Loreto.

Fuente: El Mundo Deportivo

Fuente: El Mundo Deportivo

Pese a hablarse del interés del Elche, finalmente regresaría al Zaragoza, que acaba de descender a Segunda. No ir al stage holandés presagiaba lo peor, y Paco Flores pronto demostró que esos malos augurios se iban a cumplir: sólo jugó un partido antes de que el club le retira la ficha en el mes de enero. Nada cambió en la siguiente pretemporada, y futbolista y club terminaron viéndose las caras en los tribunales, reclamando el balcánico el pago de un millón de euros en concepto de salarios correspondientes a la temporada anterior. Tras casi un año en blanco, en octubre de 2003 llegó a un acuerdo para rescindir su contrato con el conjunto blanquillo.

Con 31 años se retiraba, dejando atrás una carrera claramente de más a menos, y dos internacionalidades con la selección croata. Desde entonces Peternac sigue ligado al fútbol, actualmente vive en Eslovenia y trabaja con Zoran Vekic en cuestiones de representación de jugadores.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Trackbacks / Pingbacks

  1. Cromos inolvidables: Canabal | Libreta en blanco - 8 mayo, 2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: