Maguregui, el adiós de un inconformista del fútbol

Fuente: Marca

Fuente: Marca

Si en vez de nacer en Miravalles, hubiera lo hubiera hecho en Trieste o en Buenos Aires, la figura que nos ha dejado hoy hubiera sido elevado a los altares del fútbol. En la España oficialista del deporte rey, donde se es muy dado al purismo y a crear ídolos efímeros con demasiada facilidad, la figura de José María Maguregui nunca recibió el reconocimiento a pesar de contar con una trayectoria de una eficacia más que demostrada. Quizá porque para los “popes” del balompié nacional, un palmarés con cinco ascensos no parecía suficiente como para justificar su entrada en ese selecto club de entrenadores de leyenda. Sin embargo a “Magu”, un hombre sencillo que en los últimos años disfrutaba del pequeño placer de jugar su partida diaria de cartas con los amigos, nadie le quitará un honor en el que afortunadamente poco tienen que ver los estetas patrios: ser parte del ideario futbolístico popular por derecho propio.

Fuente: El Norte de Castilla

Fuente: El Norte de Castilla

Un pequeño vistazo a las redes sociales tras haberse conocido su fallecimiento muestra hasta que punto su figura contaba con el respeto de los aficionados, aquellos que, pese a quien pese, siguen haciendo posible este “show” en el que se ha convertido el fútbol actual. Desde los más veteranos, que aún tenían nítida en su mente la mítica media del Athletic de los cincuenta formada por el propio Maguregui y Mauri, hasta a los que ya vamos para talluditos, que crecimos con un entrenador de equipos modestos pero siempre competitivos y duros de superar, todos hemos tenido la sensación de haber perdido a un personaje irrepetible, como nos pasó hace año y medio con la desaparición de Manolo Preciado.

“Magu” empezó a forjar su leyenda en su Miravalles natal, para pasar a un histórico como el Sestao, y de ahí al Racing, que le fichó en la 72-73 con un solo objetivo: buscar el ascenso. Luego vendrían Celta (en tres etapas diferentes), Almeria (llevaría a los andaluces a Primera), Español, otra vez Racing, Atlético de Madrid, Murcia y Polideportivo Almería. Pese a extenso palmarés, su mayor rendimiento en los banquillos lo dio en Santander, al igual que había hecho sobre el césped en el Athletic como futbolista.

Fuente: As

Fuente: As

Ideólogo del Racing de los Bigotes que subió a Primera con una comodidad inusitada en la historia del conjunto cántabro, sufrió el descenso al año siguiente. Pero fiel a su estilo de entrega, sólo un año después el equipo volvía a la élite junto al Oviedo con una tripleta ofensiva letal formada por Aitor Aguirre, Zuviría y Sebas. Dos permanencias consecutivas sellaron su idilio con la afición de los Viejos Campos de Sport, que además de disfrutar con fichajes como Damas, Quinito o Orlando Giménez, veía como la cantera ganaba peso con el debut de futbolistas de la casa como Camus, Arteche o Juan Carlos García, todo ello con el sello inconfundible de trabajo y disciplina del técnico vasco.

Fuente: Mundo Deportivo

Fuente: Mundo Deportivo

Su leyenda de entrenador talismán aumentó en sus pasos por Celta y Almería, a los que colocó entre los mejores de nuestro fútbol. Especialmente meritorio fue el éxito conseguido con los andaluces, que se estrenaron en la máxima categoría con él al mand0. Las tres temporadas siguientes dirigió al Español, consolidándose como un clásico de la Liga. Tanto, que su fama de “amarrategui” ya era de sobra conocida por el resto de sus compañeros de profesión, que destacaban esta característica cada vez que tenían que enfrentarse al cuadro “perico”. Su previsibilidad terminó por cansar, y su contrato no fue renovado en el mes de junio.

Fuente: Mundo Deportivo

Fuente: Mundo Deportivo

Pero todavía le quedaba por escribir otra página brillante en su currículum, y lo iba a hacer otra vez en Santander. El cese de Fernández Mora en junio de 1983 tras criticar supuestamente a la directiva verdiblanca supuso el regreso de “Magu” al Racing. Nuevamente el de Miravalles volvía a tirar de sus consignas tradicionales de trabajo y disciplina para repetir el retorno a Primera. La fórmula funcionó de nuevo, y con Quique Setién como estandarte el equipo logró la hazaña, en una temporada donde la imposibilidad de ascenso de los filiales de Real Madrid y Athletic permitió que los montañeses volvieran a competir con los mejores por tercera vez con el vasco a los mandos. Inconformista como pocos ante los que criticaban su estilo de fútbol directo y defensivo por vetusto calificándolo de “autobús”, en una entrevista realizada por Tomás Guasch habló por primera vez de ese concepto tan en boga hoy en día del “tiqui-taca”, aplicado al Barça de la época, que consideraba aburrido por su continuo juego de toque. De hecho, no dudaba en recurrir a tácticas al filo del reglamento, y así se hizo archiconocido “manguerazo” que tanto temían los grandes que visitaban El Sardinero.

Fuente: El Diario Montañés

Fuente: El Diario Montañés

Con un once habitual casi completamente canterano (sólo Ruben Bilbao, Campbell y Murúa no habían pasado por La Albericia) los verdiblancos acabaron en una más que destacada undécima plaza. Se da la circunstancia de que esa campaña, con motivo de la huelga de futbolistas, Maguregui llegó a alinear a un 100% de futbolistas cántabros en la visita a Valladolid. Repitió logro en la 85-86, pese a perder hombres como Setién y Bernal: el buen ojo en la incorporación del ex madridista Isidro y el despertador goleador de Víctor permitió a los racinguistas solventar con suficiencia la permanencia.

En eso llegó, la consabida y fatídica 86-87, donde los tejemanejes del tristemente famoso Manuel de Irigoyen acabaron con los huesos del Racing en Segunda. Fue la triste despedida de Santander de Maguregui, que pese a ese desafortunado final dejó tras de sí no solo números nunca igualados (sigue siendo el técnico que más temporadas ha dirigido a los racinguistas en sus cien años de historia), sino también un modelo futbolístico que, pese a chocar contra la ortodoxia imperante le convirtió en todo un héroe para una afición que, dentro de muchos años, seguirá recordando a Magu como “uno de los suyos”.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: