Balón de partido: Trezeguet

Trezeguet Italia

Pocas veces se verán en un partido dos goles decisivos. Aunque, si hay que ser exactos, el conseguido por David Trezeguet es el que responde perfectamente a la definición de “gol de oro”, ya que fue la última vez que se utilizó este sistema para decidir el ganador de un partido. Y fue, precisamente en una final europea, donde “para más inri” la gran castigada fue Italia.

Fuente: Wikipedia

Fuente: Wikipedia

2 de julio del año 2000. En el estadio De Kuip (“La Bañera”) se enfrentaban Francia e Italia como epílogo de la Eurocopa de Bélgica y Holanda. Frente a frente el talento de los de Lemerre, que buscaba el doblete tras el Mundial ganado en casa con una generación irrepetible encabezada por Zidane, y el oficio de los italianos, con Inzaghi y Totti como principales referencias ofensivas para el mítico Dino Zoff.

Pero como el fútbol es caprichoso, fueron los transalpinos los que pusieron la primera gota de calidad. Totti se inventaba un taconazo imposible para abrir el bálón a la internada de Pessotto por banda derecha. El centro del juventino lo cazaba dentro del área un especialista en esta lides, Marco Delvecchio, para que Italia cobrara ventaja sobre los campeones del mundo.

Los italianos aguantaron las acometidas hasta que rozando el tiempo reglamentario se produjo el primero de los “milagros” franceses. Cuando los de Zoff ya celebraban el título llegó el último intento francés: Barthez sacaba a la desesperada, el balón era peinado por Trezeguet y el mal despeje de Cannavaro era recogido por Wiltord, que disparaba cruzado y llevaba el delirio a la parte francesa del estadio, y la final al tiempo extra.

Fuente: eurocopa.com

Fuente: eurocopa.com

Parecía suficiente castigo para los “azzurri”, pero lo peor estaba por llegar. A punto de llegar el descanso de la prorróga llegaba la acción clave: Robert Pires recoge el balón pegado a la banda izquierda, dribla primero a Albertini, deja luego atrás a Cannavaro y centra hacia un Trezeguet que, libre de marcaje, bate a placer a Toldo con un disparo fuerte y alto. Era el final del sueño italiano, y la culminación de un ciclo irrepetible para el fútbol francés, que unía a su condición de campeón del mundo la de mejor equipo europeo.

Aquí, el último gol de oro de la historia, comentado por el propio protagonista de la acción:

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: