El inesperado regreso de Danny

Fuente: empireofsoccer.com

Fuente: empireofsoccer.com

La noticia de la consecución del título de la North American Soccer League (NASL, Segunda División) por parte del recuperado Cosmos de Nueva York ha tenido eco en España por la presencia en el equipo neoyorquino del otrora internacional español Marcos Senna (y en menor medida por la del canario Ayoze García y del ex osasunista Roversio). Pero un vistazo mas detallado a la fotografía que ilustraba la noticia (imagen superior), trajo recuerdos a los aficionados de otro de los los equipos de nuestra liga.

Rozando la madrugada del 1 de septiembre de 2007 una vez más el Racing, fiel a su tradición, apuraba los últimos minutos del mercado de fichajes para hacer dos incorporaciones a la desesperada, muestra clara de la “peculiar” gestión llevada a cabo por Francisco Pernía.

El mail enviado a los medios anunciaba el fichaje de un delantero burundés nacionalizado belga, Mohamed Tchité, que venía para convertirse en el delantero de referencia del nuevo proyecto verdiblanco de Marcelino junto a otro flamante fichaje, Ebi Smolarek. La otra novedad pasó desapercibida para todos: un joven y desconocido centrocampista norteamericano que llegaba para intentar tapar las críticas a la tardanza en el anuncio de altas en la plantilla, y con el aval de haber sido pieza fundamental de la selección sub 20 yanqui que habia alcanzado los cuartos de final del Mundial de la categoría disputado en Canadá dos meses antes. Titular en los cinco partidos disputados por su equipo, sus tres dianas le habían colocado en el podio goleador estadounidense junto a Jozy Altidore y Freddy Adu.

Fuente: realracingclub.es

Fuente: realracingclub.es

Danny Szetela, que así se llamaba el futbolista en cuestión, llegaba del Columbus Crew de la MLS tras haberse formado en la IMG Academy, y fue presentado tres días más tarde en la sala de prensa de los Campos de Sport en un acto en el que compartió protagonismo con otros tres refuerzos más: el consabido Tchité, el guardameta suizo Coltorti y César Navas. Se le adjudicó el dorsal número 20, y debutó en el Fernando Astobiza de Sarón en un amistoso ante el Cayón, llevando la manija del equipo en la primera parte junto al canterano Mario Ortiz.

Sin embargo, poco tardó en comprobar el de New Jersey la nula confianza en sus posibilidades por parte de Marcelino. Con la dupla Colsa-Duscher como auténtica dominadora de la parcela central del medio campo, Szetela veía pasar las jornadas sin que su nombre apareciera en las convocatorias del asturiano.

Fuente: diariosur.es

Fuente: diariosur.es

Tras casi tres meses en blanco, su oportunidad le llegaría en Copa del Rey ante el Málaga, que por entonces militaba en Segunda División. Su inclusión en la lista fue toda una novedad, pero la sorpresa fue aún mayor cuando se confirmó su titularidad, formando línea medular junto a Duscher, Jordi Felpeto y Óscar Serrano. Tras sesenta y cinco minutos en los que su presencia sobre el césped de La Rosaleda fue testimonial, Marcelino le sustituyó, dando entrada a Gonzalo Colsa. Esa sería la primera y última vez en la que Szetela vistió la camiseta verdiblanca.

Con un equipo embalado en Liga y Copa (conseguiría una histórica clasificación europea y se quedaría a las puertas de la final en la competición del K.O.), Marcelino apenas hizo cambio en su once tipo, y el fin de la temporada dejó claro que a nuestro protagonista le iba a tocar hacer las maletas para buscar una nueva oportunidad de triunfar en el fútbol del Viejo Continente.

Tras un verano sin ofertas, el 29 de enero de 2008 se confirmaba su cesión en el mercado invernal al Brescia de la Serie B, que quedó renovada por una temporada más en julio de ese año. 26 partidos y un sólo gol en la segunda competición del Calcio fueron su bagaje en la liga transalpina. Sin sitio en Santander, volvió a EEUU para enrolarse en el DC United, donde tampoco le acompañó la suerte, ya que apenas disputó cuatro encuentros en la MLS y cuatro en la CONCACAF Champions League.

Fuente: Broonton Police Department

Fuente: Broonton Police Department

Pero lo peor estaba por llegar para Szetela. 2010 fue el inicio de su calvario, con una grave lesión en la rodilla que le hizo pasar hasta en tres ocasiones por el quirófano (incluso le fue injertado un menisco de donante fallecido) y que provocó que el equipo capitalino rescindiera su contrato. Lejos de tener la posibilidad de volver a los terrenos de juego, sólo se volvió a oír su nombre como protagonista de un altercado nocturno junto a sus hermanos en Broomton (New Jersey) en febrero del año siguiente.

Dos años pasaron antes de que intentara volver a la práctica activa del fútbol, en mayo de este año. Lo hizo en las filas de un modestísimo equipo de su estado natal, el Icon FC. Como en los mejores guiones de Hollywood, una antigua promesa se unía a un grupo de amateurs de la Garden State Soccer League (equivalente a Regional Preferente en España) para lograr un sueño, llegar a la final de la US Open Cup, la competición más democrática del fútbol estadounidense. En tercera ronda, y tras apear al Brooklyn Italians, el Icon debía enfrentarse a Richmond Kickers con un refuerzo de lujo. El final del partido no dejó un guión hollywoodense, y los de Sztela cayeron derrotados claramente por 4-1, impidiendo que pudiera tomarse venganza, ya que al ganador le esperaba en la siguiente ronda el DC United.

Ese regreso provocó que volviera a entrar en el “mundillo”, y un mes después se incorporaba a prueba a los entrenamientos del Cosmos, de vuelta a la competición treinta años después de su desaparición, gracias al interés de su entrenador, el venezolano Giovanni Savarese. “Redebutó” en el fútbol profesional en un amistoso con fines benéficos ante el Newton Pride, y a partir de ahí fue convirtiéndose en indiscutible. Incluso consiguió marcar en la la goleada (4-0) ante Carolina Railhawks del pasado 12 de octubre.

Fuente: soccer-bowl.com

Fuente: soccer-bowl.com

La redención para Szetela esperaba a la vuelta de la esquina. La pasada madrugada volvía a atarse las botas para jugar  un partido importante, la final de la NASL, ante los Atlanta Silverblacks. Con empate a cero en el marcador en un trabado primer tiempo, fue su compañero en la medular, el veterano Marcos Senna, el que decidió el encuentro y el torneo a poco de volver de vestuarios. Un gol y un título con el que el hispano-brasileño demostró una vez más ese viejo adagio de que “el que tuvo, retuvo”, el Cosmos reverdeció laureles tres décadas después, y Danny Szetela demostró que nunca es tarde para recuperar la ilusión por volver a sentirse futbolista.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

2 responses to “El inesperado regreso de Danny”

  1. Felisardo says :

    Joer Lo que es la vida. Artículo muy interesante David 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: